Si has sido elegida como madrina, o eres la madre de alguno de los novios, que emoción, pues su día será un poco tu día y acapararás una buena parte de las miradas. Por ello seguro que estás preocupada por hallar el vestido perfecto, que te permita estar a la altura de las circunstancias. 

Por ello, te presentamos lo que algunos wedding planners han compartido sobre como ser la madrina o la madre de la novia ideal. 

Reglas básicas 

No te salgas de tu estilo 

El primer consejo es que “el look que has de elegir concuerde con tu estilo habitual, que te hago sentir cómoda, que seas tú misma y que no te sientas disfrazada. Es fundamental que respete tu estilo personal”. 

La madrina, mejor de largo 

También aconsejan que “lo habitual es que la madrina vista de largo tanto si la boda es de mañana como de tarde noche”, Solo en las bodas de mañana cabe la posibilidad de vaya de corto y, en tal caso, con un tocado espectacular o con una bonita pamela”. 

¿Y la madre? 

“En las bodas de mañana todas las invitadas, incluida la madre de la novia, deberían ir de corto. En las bodas de tarde noche, sin embargo, lo apropiado para la familia de los contrayentes es ir de largo, para dar más categoría al evento”. 

El look perfecto para la madrina 

“La madrina debe buscar un vestido que no marque demasiado su figura. Hay que disimular, en la medida de lo posible, tripitas y formas. Es conveniente evitar tejidos finos y ligeros muy ajustados. Si el tejido tiene cuerpo, es posible ajustar más la figura, porque no marcará tanto”. 

También aconsejan recordar que no debe elegirse el vestido más bonito sino el que te favorezca en cuanto a forma y color. Las madrinas se deben centrar buena parte de las miradas desde todos los ángulos, y por eso, es fundamental “cuidar mucho cómo queda la espalda del vestido. Hay que tener en cuenta que durante toda la ceremonia la espalda es lo único que ven los invitados”. 

Evita los escotes excesivos 

“los grandes escotes no suelen resultar elegantes para la madrina o la madre de la novia. Sin embargo, unas y otras pueden lucir un bonito escote en V en la espalda. Los vestidos con chaqueta o con manga francesa son muy adecuados, mientras que conviene evitar los vestidos con tirante fino o tipo palabras de honor”. 

Combina bien la mantilla 

Si decides ser una madrina con mantilla, lo mejor es que elijas un vestido que sea liso con mangas y sin encajes no pedrería. 

El color es fundamental 

Resaltan también que existen colores prohibidos, como el blanco, los tonos marfiles que se reservan para la novia. También se prohíbe el negro total, que está asociado al luto, aunque si se permiten las mezclas de negro con otros colores. Lo más aconsejable son los tonos pastel y los empolvados para las bodas de día y los tonos más oscuros para la tarde-noche. Colores como el rojo, el azul marino, el frambuesa, los dorados, verdes son para cualquier momento. 

El tema del color es muy importante, mucho más que el corte y el diseño; señala si lo usan del color adecuado ya está eligiendo bien de entrada. 

Una elección correcta de complementos 

“Con los vestidos cortos se usan tocados más grandes y espectaculares. Por su parte las pamelas y los sombreros se reservan para las bodas de día, nunca para las de tarde-noche”. 

Sobre los zapatos lo más recomendable siempre son zapatos que sandalias y siempre de tacón. 

Un consejo adicional que dan es que jamás vayas de un solo color, debes jugar con los colores quizás en los complementos, puedes introducir un segundo y hasta un tercer color, aunque este último debe ser de un toque ligero. 

Modera la joyería 

Es muy importante que uses las joyas con prudencia. “Si hay joyas importantes, debes lucirlas en su esplendor; para los vestidos lisos el diseño puede ser más amplio”; a veces se elige el color del vestido de  la madre o la madrina en función de una joya.