Sabemos que las novias son las que más nervios tienen, están atentas a cada detalle y los novios por el contrario aparentan esta tranquilos y seguros del paso que darán. Aunque, debes leer estos consejos que te servirán para que todo sea también como lo imaginaste, al lado del amor de tu vida. 

Tu opinión es importante 

Generalmente la planificación de la boda recae en la novia, existen miles de decisiones que tomar y a veces ellas se sienten congestionadas. Seguramente no te pregunta nada porque parece que quizás no te importe mucho, aunque la verdad es que el matrimonio es de los dos y podrías ayudarle a que tomen las mejores alternativas en cada caso así también le pondrás tu estilo personal. 

Sin pánico escénico 

Los novios deben dar unas palabras, sacar a los invitados a bailar, serán el centro de atención y los chicos a veces temen a ser el centro de atención, caso contrario de las novias. Así que ve perdiendo la pena y comienza a sentirte seguro para ser un protagonista en tu día. 

Relaciónate con tu nueva familia 

Los padres, hermanos, primos, tíos de tu novia serán parte de tu familia, así que en la planificación es momento de que te integres y fortalezcas esos lazos familiares.  

Lo puedes hacer viendo un partido del equipo que más les guste, un asado, una noche de póker, ayudando a los quehaceres cuando te inviten a su casa, contando historia divertidas o con estos consejos sobre cómo ganarte a la familia de tu pareja. Pregúntale a tu novia cuáles son sus gustos y tendrás una guía para hacerlo más sencillo. 

Tu look nupcial impecable 

No está de más decirte que serás la segunda persona más observada durante la jornada nupcial y debes asistir como todo un príncipe de pies a cabeza. Así que prepara una sesión de belleza para cutis, manos y cabello. Debes asegurarte que todo tu traje está perfectamente planchado y limpio. Nadie dudará que serás un novio muy apuesto. 

Sorpréndela 

Escucha cada cosa que tu novia te dice y diseña un plan sorprenderla con lo que ella entre líneas te ha pedido. Por supuesto no debes olvidar la serenata del día anterior, porque ella le esperará y le darán más romanticismo a la noche anterior a tu boda. 

Mantén la calma 

Se vale estar nervioso, ansioso, queriendo que todo pase ya y por fin estar casado con tu amada. Pero tómalo con calma, un día a la vez y disfruta de todo puesto que no se repetirá. 

Debes descansar antes de la boda 

Debes tratar de dormir; por ningún motivo dejes pendiente una despedida de soltero la noche anterior porque seguro no te despertarás a tiempo. Debes llegar descansado porque el trajín del día de la boda es pesado. 

Un discurso que no olviden 

Puedes preparar unas sentidas palabras para dar las gracias a todos los familiares, a los amigos entrañables y por supuesto a tu bella novia. Llévalo a tu bolsillo y repásalo antes, porque te aseguramos que los nervios pueden hacer que tu mente quede en blanco. 

No olvides a tu novia 

Entre tanta celebración, el día del matrimonio, todos los amigos querrán estar un rato con el novio, comparte con ellos, pero no debes olvidar que la invitad principal es ahora, tu esposa. Baila con ella, coman, diviértanse y sobre todo consiéntela durante toda la jornada. 

Disfruta con mesura 

Cuenta la leyenda urbana que muchos novios beben y beben y vuelven a beber. Todos desean brindar con el novio y él no puede negarse hasta el punto de llegar a la noche de bodas a caer profundo sin consumarla como marido y mujer. Puedes tomar licor, pero siempre con mesura, nadie quiere ver un novio pasado de copas y menos que tu ahora esposa deba lidiar desde el primer día con un borrachín.