Tendencia 2018, en trajes de novio: innovación y color
El mundo de las bodas cada vez cambia más, y los novios no se podían quedar atrás, pues ya el negro no es la única opción en trajes de novio, ya existe una gran variedad de paletas a las que se puede recurrir, por eso te presentamos una recopilación de las que están marcando tendencia. ¡Chécalas!
Si las novias han roto esquemas al portar vestidos de novia con algo de color, entonces ¿por qué el novio debe quedarse atrás? Cada vez son más las

parejas rompedoras que se animan a coordinar su vestimenta con la estética de sus nupcias y como las flores para una boda son elementos que destaca, hasta el ramo de novia y el boutonniere del novio pueden combinarse; si a tu futuro esposo eso del traje negro no le va, puedes invitarlo a que use colores alternativos, ¿Te imaginas cómo se puede lucirá desde el altar?

 

Azul: clásico y sofisticado
Si tu novio quiere darle un giro a su look sin que sacrifique la sofisticación, con los tonos oscuros logrará una imagen clásica y moderna en equilibrio, sólo se debe recordar el impacto de los vestidos de noche
 azul rey. Las tonalidades claras se llevan bien con el día, el celeste combina con estéticas campiranas o vintage; en tanto que, el aqua puede ser la pareja ideal de un vestido para una fiesta en la playa, unos zapatos y cinturón en color miel, boutonniere, pañuelo, corbata o moño en rosa cuarzo son los contrastes perfectos.

El gris el tono en vanguardia

Puede ser en matices oscuros o claros, el gris es una sofisticada alternativa a lo clásico del negro que se puede portar tanto si tu evento es de día como si es de noche; es un color totalmente versátil que te muestra un mundo de combinaciones y estampados. Permite una gran mancuerna con corbatas y moños en azul marino, guinda, patrones de puntos, cuadros o rayas, si deseas algo fresco, entonces accesorios en rosa cuarzo o amarillo lucen fenomenales para ambientes románticos y campiranos.

Marsala: si tu toque es bohemio

Juvenil y a la vez, clásico, este es un color que se ha dejado ver más en ambientes bohemios, vintage y naves industriales de aire abandonado, el traje se puede matizar con tonalidades oscuras para obtener un efecto degradado o contrastarlo con colores crudos y pasteles.

¿Innovador y Atrevido? Elige el morado

Las colecciones de vestido de novia 2017, se caracterizaron por ser un hito y por su puesto la moda para novios continúa con tal dirección, entre lo estrambótico y lo clásico, Dolce & Gabanna recurrió a dicho color para enaltecer una personalidad masculina que, por un lado, defiende sus orígenes y por otro, siempre se redefine; Un traje morado denota una extravagancia enigmática, invitando a que se rompa el convencionalismo con calzado tipo mocasín o slippers.

Un estilo ecológico y original: Usa el verde

El Verde en su versión amarillenta es el color de tendencia, pues representa una reconexión con la naturaleza, es un acento que no puede faltar en los arreglos florales para bodas de textura eco rustic. La tonalidad pino irá de acuerdo con esa temática, no es un color sencillo y si resulta favorecedor, ¡No lo dejen ir! Puede combinarse con zapatos café, atenuarse con un chaleco en tono musgo o avivarse con un boutonniere, pañuelo, corbata o moño en amarillo.

De impacto, usa Blanco

Para lo único que se puede marcar una excepción a la regla en cuanto al blanco para los vestidos de novia, es el traje del novio, y esto se debe aprovechar, ya sea para una boda de día, en jardín o la playa, se ha convertido en una sensación ver a los novios enfundados en un outfit totalmente blanco.

Colores crudos: el ideal para el día

En esta gama se encuentran los trajes de color beige, hueso, marfil o crema, que de la misma forma que los tonos claros, son ideales para los eventos de día y en espacios abiertos, esta paleta se deriva del color
natural de telas como el algodón o el lino

 

y que son ideales para bodas en la playa o en climas calurosos.

¡Dile adiós al look coordinado!

Se pueden encontrar combinaciones a la medida, en los ambientes casuales, ya que permiten que se pueda jugar con los colores, por ejemplo un saco marsala, con un pantalón beige; o bien, un chaleco y pantalón gris claro se puede contrastar con un saco azul marino o un saco y pantalón crudo con un chaleco azul aqua. A su vez, los matices satinados pueden ser aplicados tanto en el vestido de novia moderno como en el traje del novio, con pequeños toques como en las solapas, haciendo la diferencia con los accesorios, como los zapatos, el pañuelo, corbata, mancuernillas, calcetines, etc.