Si tu abuela hace 30 se hubiera enterado que en tu boda no vestirías con mantel las mesas de banquete, hubiese puesto el grito en el cielo. Como cada año, las tendencias vienen arrasando y sorprendiendo a todos. Año tras años los colores Pantone se vuelven imprescindibles en las decoraciones de las bodas de esta temporada: rosa cuarzo, azul serenity, greenery y living coral. Aunque una tendencia por demás exclusiva, que desde el año pasado viene fuertemente posicionándose y este año lo será más, se trata de las mesas de boda sin mantel ¿Te atreverías?

Se trata de una tendencia del tipo rustic chic y que es muy apropiada para las bodas en donde lo natural está muy presente, aunque con ello también se puede conseguir mesas minimalistas y modernas. Cenar al aire libre, rodeado de naturaleza, donde unas impresionantes mesas de madera maciza darán esa elegancia que halagarán a los invitados.

Una opción si se desea conservar ese toque y aún así decorar con mantelería, se pueden colocar pequeños manteles individuales  o un gran camino de mesa para poner los centros con flores, frutas o cualquier elemento decorativo que se te pueda ocurrir. Una opción más y que enamorará a los asistentes es poner debajo de los platos rodajas de madera, que dan una pincelada campestre con mucho estilo.

Así la madera se volverla en la protagonista de la decoración nupcial. Desde la madera más fin, cuidada y tratada con sumo cuidado, hasta los listos o vigas más rudos se imponen en esta tendencia que viene para quedarse en las bodas más cálidas.

Lo anterior se puede combinar perfectamente con candelabros, velas, troncos, musgo, vajillas viejas y más que le den ese tono vintage en tu velada.