Todos esperan ese momento en que los novios parten el pastel, pues es el momento dulce de la boda y donde los invitados pueden disfrutar de ese delicioso postre, pero te has preguntado ¿Porqué se parte?  

Esta es una tradición más de las bodas, y surge en la antigüedad y se ha ido transformando con el paso del tiempo. 

La respuesta es que tiene que ver con la fertilidad, prosperidad, la buena fortuna y la bendición para la pareja. Es así que en las ceremonias nupciales de hace miles de años, el novio tomaba un pedazo de pan, lo partía para comerse un trozo y desmoronar el otro ¡En la cabeza de su futura esposa! 

En la actualidad algunas parejas tienen la costumbre de incluir en el orden de la recepción de boda, el partir el pastel de boda, ¿en qué consiste? Los novios cortan juntos y al mismo tiempo el pastel, en un lugar en donde todos los invitados los puedan ver, la primera rebanada del pastel, para que, posteriormente la novia le dé una probadita al novio y el novio a la novia; ese ritual simboliza la primera labor en equipo de los recién casados. 

Además de que hoy en día el pastel de boda se caracteriza como ya mencionamos por ser el postre que se ofrecerá a los invitados y hasta llega a servir como elemento decorativo de la boda, al colocarlo en un punto estratégico de la recepción de boda. 

Cabe resaltar que poner un pastel y más aun hacer la dinámica de partirlo por nada del mundo debe ser algo obligatorio, es una decisión que deberán tomar los novios, de acuerdo a sus gustos y costumbres. 

Ahora bien, si han tomado la decisión de no dar pastel, no se preocupen pueden servir a manera de tiempo, es decir como parte del banquete de boda y no necesita ser un pastel.