De los peinados que una novia puede elegir para el día e su boda, hay la posibilidad de que lleve el cabello suelto. Cierto es que el abanico es muy amplio, y esta es una opción y es muy valida siempre y cuando tu cabello tenga la calidad para llevarlo de esa manera y las circunstancias del ambiente también lo permitan.

No todo es valido, es cierto y se debe tener en cuenta que lo que a una persona le sienta bien, no tiene por qué hacer el mismo efecto en todas. Nombremos algunos tips que debes tener  en cuenta antes de que elegir el peinado que sea más adecuado para cada novia.

Hay cabellos con identidad propia, ¿por qué no dejarlos tal cual? Nos empeñamos en cambiar el estilo pero puede que en ese tan esperado día no sea el más acertado, te haría lucir muy distinta y quizás no sea el más favorable. Puedes aprovechar ese cabello con rizo a lo afro para dejarlo tal cual, por eso debes cuidarlos desde meses previos, usando productos naturales que lo nutran y eliminen el frizz. Puedes usar un tocado elegante y sutil que te hará lucir hermosa.

Otro tip que debes valorar siempre es la época del año en la que te has de casar, si es época de lluvia o de humedad y dónde lo celebrarás, no es lo mismo celebrar una boda en Galicia que en Málaga. La humedad en el cabello puede jugarnos una mala pasada aunque tratemos de controlar el cabello con productos.

Debes ponerte en mano de un especialista para que valore tu cabello y te de consejo sobre si es mejor dejarlo suelto o controlarlo con un peinado. Cómo luciría más bonito. La cantidad de cabello que tengas también influirá.

En el caso de que te decidas por ir con el cabello suelto, debes mostrar una melena bien trabajada, sin un cabello fuera de su sitio.

Puedes portar algún tocado que de alguna forma sujete una parte del cabello o por lo menos la parte delantera dará la sensación de peinado pulido y bien hecho. Colocando un pequeño tocado te servirá para que el peinado te quede como desees; otra opción puede ser una pequeña trenza o un pequeño peinado que pueda llevar una parte recogida y otra suelta.