Los escotes son un símbolo de femineidad, ya sean discretos o reveladores, además de que le dan mucha versatilidad a los vestidos, debes elegir con cuidado el que mejor te va, para que te ayuda a balancear tu figura y esconder algunas imperfecciones. 

El escote es una de las partes del vestido que más saltan a la vista, te ayudan a balancear tu figura, le da un toque innovador o tradicional a tu traje y habla mucho de tu personalidad; es por eso que debes de poner mucha atención al escogerlo. Además del escote frontal de diseño, están los que van en la espalda, que te pueden hacer lucir, más sexy o conservadora, más delgada o ancha de esa zona. 

Elegir el escote depende de varias cosas: primero que todo tienes que definir cuál es tu tipo de cuerpo, que defectos son los que quieres, como una espalda maltratada o unos brazos anchos, y que cualidades quieren resaltar. Conociendo los estilos que mejor te quedan, deberás probártelos y descubrir cuál va mejor con tu personalidad, que peinado le queda y qué accesorios le combinan. 

El Estilo Perfecto 

Hoy en día puedes hallar muchísimas combinaciones de escotes que se ajusten a tu cuerpo; a continuación encontrarás los más utilizados, algunos tips de peinados y consejos para elegir tu joyería. Existen 10 tipos de escotes, este día te presentamos 5 de ellos, para que puedas elegir el más adecuado para ti. 

El escote redondo 

Este cae en curva hasta el principio del busto y puede ser amplio o cerrado. Este estilo es muy cómodo, lucidor, y les sienta bien tanto a las novias delgadas como a las llenitas. El que va en la espalda es muy tradicional y te hará lucir más delgada. Si es bastante amplio, puedes llevar un collar largo. Y en cuanto al peinado, tienes la opción de un medio chongo o uno completo, el cual también lucirá muy bien. 

El escote ilusión 

Es muy romántico y a simple vista es profundo, lleva una malla que lo cubre que puede ser de red ilusión, encaje, tul u organza, y además puede contar con aplicaciones o bordados. Con éste, lo mejor es usar un par de aretes sencillos, pero no te pongas ni collares ni gargantillas para que no compitan con tu traje. 

El escote strapless 

Esta de moda últimamente. Para que luzca muy bien, debes de tener unos hombros finos y bien formados y, aunque generalmente se usa en vestidos de línea “A” o rectos, también puede complementarse con un corte princesa. En cuanto, al peinado es preferible que lo lleves recogido. Lo puedes acompañar con una chalina. 

El escote de hombros caídos 

Se sujeta con un elástico de la parte alta de los brazos y puede tener forma redonda o de corazón. Es un poco incómodo porque no tendrás mucha movilidad en éstos, pero es sumamente elegante. Este estilo equilibra los cuerpos de cadera ancha y combina con un collar que cuelgue un poco o una gargantilla de oro o plata. Otra opción es llevar unos pendientes largos. 

El cuello halter 

Tiene dos tirantes anchos que se sujetan en la parte posterior del cuello, y al frente se ve un escote profundo; favorece a las novias delgadas y de busto mediano o de espalda ancha. Debido a que lleva la espalda descubierta es necesario tenerla bien cuidada y los brazos bien torneados. Para que luzca debe llevarse el pelo recogido o corto. Como es tan llamativo, no es necesario ponerse collar, con unos aretes sencillos de perlas o diamantes será suficiente. 

Para la espalda 

La mayoría de los vestidos están confeccionados con escotes sencillo en la espalda, como son el recto con tirantes y el redondo, que sigue el nacimiento del cuello. Pero si quieres mostrar tu espalda y lucir algo más atrevido, busca un escote que sea bajo, a media espalda o hasta la cintura, ya sea redondo, drapeado, cuadrado o en “V”. 

Hasta aquí la primera parte de escotes que puede tener tu vestido, lo que realzará tu figura y hará que luzcas fantástica.