Cada ves son más las novias que le dan esa importancia que tiene  la tarde o mañana previa a la boda y ese momento que dedicas a los preparativos. Debes recordar que estos serán tus momentos a solas, sin tu futuro esposo, en compañía de una selección de personas con las que disfrutarás de forma relajada y alegre el proceso, siempre con estilo.

De las prendas de lencería clásica, las batas han vuelto a tomar relevancia en el ajuar básica de una novia. Una prenda perfecta para usar el día de la boda mientras te maquillan y peinan, y donde, muy probablemente, el fotógrafo permanecerá a tu alrededor para captar cada recuerdo. Por ello elije una lencería de novia bonita y fotogénica.

Cómodas, sexys, clásicas, románticas, existen muchos estilos de bata para novias que hallarás en el mercado, y que van desde las batas tradicionales, confeccionadas en satén blanco con detalles de encajes y chantillys; y las batas estampadas, más fashionistas y adaptadas a las tendencias y que dejan de lado el blanco básico que te divertirá con el color y los estampados. En cuanto al modelo, podrás elegir entre batas largas o cortas, así como combinarlas con camisones a juego.

¿Por qué llevar una bata?

La bata de novia es lo propio para no manchar o estropear el vestido de novia mientras te maquillan o peinan. Y también mientras te tomas una mimosa que otra.

Una bata de novia queda ideal en la fotos. No puedes negarlo ¿Quién no desea esa imagen para Instagram en camisón y bata poniéndose guapa el día de su boda? La bata puede dar mucho juego, sobre todo si la personalizas. Todo sea dicho.

Las batas de novia suben el ego como por arte de magia. Te sentirás un ángel de Victoria’s Secret antes del desfile.

Con los nervios propios del día querrás sentirte cómoda y ese unos de los principales usos de una bata, sea de novia o no.

Podrás guardarla como un recuerdo especial e incluso usarla en un futuro. Así que si te decides por invertir en una de seda y encaje de alguna marca de lencería buena, no tendrás remordimientos.