¿Te has puesto a pensar que harás con tu vestido de novia después del gran día? Espero que no respondas “guardarlo y que se llene de polilla”. 

Que tai si mejor vuelves a llamar a tu fotógrafo y le pides una sesión de fotos posterior a la boda, es decir un “Trash the dress” en la que puedas usar de nueva cuenta tu vestido de novia y te tomes todas las fotos que desees, sin importar ¡que se arrastre, lo puedas ensuciar y hasta romper! 

El día de la boda y en tu sesión de fotos antes del evento, no quieres para nada estropearlo, pero ya que haya pasado la boda ¡Date la libertad! 

Se le conoce como la sesión de fotos “Trash the Dress”, es otras palabras “deja que tu vestido se ponga inservible”. 

Esta sesión de fotos se puede programar para después de la boda, posterior al estrés y cuando ya hayas usado el vestido de novia; la finalidad es tener fotos muy padres, luciendo tu vestido como poses distintas a las que te tomaron en la boda. 

El vestido resalta mucho más en un ambiente muy distinto al de la boda, por eso se seleccionan locaciones que le den contraste. 

Es muy común que la sesión se haga en playa, sobre todo si tu boda se dio en esa locación; pero cualquier lugar puede ser el ideal, un escenario urbano, el desierto, un bosque, un lugar industria y puedes hacer con tu vestido lo que se te ocurra, desde ensuciarlo, arrastrarlo, el punto es la creatividad. 

Y si en este punto ya estás espantada, no te angusties no necesitas destrozar tu vestido, puedes solo usarlo y tomarte unas fotos más relajadas junto con quien ya es tu marido. 

En nuestra galería te dejamos algunas ideas de fotos, que nuestros amigos de Nobox Studios han realizado, tanto creativas como divertidas.