Las mamás de los novios son las invitadas más especiales en una boda, y es evidente que tienen preocupación por tener un look completo que las haga amarse frente al espejo y en las fotografías. 

Desde antes de que reciban las invitaciones de boda, los seres queridos se preparan para ese gran acontecimiento, principalmente las mamás de los novios; de igual forma que la prometida requiere sugerencias para la elección de su vestido de novia, las madres también estudian al milímetro cual será el atuendo para llegar a la boda para acompañar a sus hijos. Para que puedan orientarse les daremos 10 puntos que deben tomar en cuenta para un look exitoso; comenzando en este post por los primeros 5.

De gala, pero siguiendo siempre su estilo 

Las mamás pueden jugar con su outfit hasta sentirse cómodas y bonitas a su estilo. Esta libertad no significa que pierdan elegancia, que nunca deben estar peleadas con la practicidad. 

Es habitual que las madres de los novios lleven vestido o falda, más no es una regla. De hecho, existen muchos trajes de pantalón o jumpsuits que estilizan muy bien la figura sin dejar de ser sofisticados. Piensen en el confort que dan los coordinados de dos y tres piezas, principalmente si no están acostumbradas a usarlos con mucha frecuencia. Entre las imágenes de vestidos de noche hay muchas opciones para romper con lo tradicional y lucir irreconocibles. 

¿Vestido corto o largo? 

En esta elección, deben tener presente el horario y estilo de la boda, que será lo que les marque un protocolo u otro. Los vestidos de fiesta largos deberán ser reservados para cuando el evento sea nocturno y celebración de etiqueta, mientras que las faldas por la rodilla o de largo midi son preferibles en las bodas de día. Deben revisar también las opciones de vestido de coctel: con unos bonitos zapatos se convertirán en el look perfecto para bodas por la tarde con un protocolo menos rígido. 

Si un factor decisivo a la hora de elegir el largo del vestido es la figura y la estatura de las mamás, deben considerar que los vestidos de fiesta corto alargan visualmente sus piernas. En lo que respecta a la silueta, las faldas con corte A, que se ajustan en la cintura, son favorecedoras en cualquier tipo de cuerpo, pero deben evitar vestidos demasiado amplios para no competir con el protagonismo de la novia. 

Las faldas entubadas, de sirena o rectas son aconsejables para las mujeres que estén muy satisfechas con su silueta, en tanto que los vestidos de corte impero ayudaran a disimular cinturas y caderas prominentes, si es el caso. 

¿Quién toma la decisión del color? 

Es una tradición que la mamá de la novia sea quien elija primero tanto el modelo como el color y el estilo en general; aunque, los novios son quienes conocen mejor el estilo de la celebración, por lo que sus recomendaciones de colores dentro de una determinada paleta son tan importantes para la mamá. Ellas agradecerán conocer cuáles serán los tonos de  la fiesta y que ustedes también tengan en consideración aquello que les quede bien cuando las acompañen a buscar su look. 

¿Y qué hacer con el blanco y el negro? 

Definir qué colores están o no permitidos para la ceremonia aplica también para las mamás. Por ejemplo, el blanco es imperdonable cuando la boda es muy tradicional, pues este solo debe ser lucido en el vestido de la novia. En esta línea chocan también los beige o hueso, salvo que la novia lo consienta o la celebración sea de un código de vestimenta all white. 

En el caso del negro, tampoco es bien visto en las mamás, especialmente si son muy tradicionales; aunque los criterios de vestuario en las bodas se han flexibilizado, es de entender que existen colores más alegres e igualmente elegantes para que acompañen a sus hijos en su gran día. En el caso de que alguna de ellas se anime a desafiar las convenciones, entre los vestidos de noche negro de las últimas temporadas se puede elegir algún modelo que proyecte la energía que amerita la ocasión. 

Coordinar a ambas madres 

El que ambas madres elijan sus atuendos juntas puede ser una gran forma de que estrechen los lazos entre las familias, pero también se puede hacer por separado. Lo importante es que fluya la información para evitar sorpresas en el día de la boda, su es que llevan el mismo color o contrates fuertes entre las dos. No deben olvidar que una de las actividades más entretenidas de los preparativos de las bodas son las compras, así que acompáñalas y ayúdalas a elegir entre las mejores opciones.