Por lo que antes de decidir, siempre es mejor que te asesores con los expertos, como puede ser el wedding planer o el encargado del catering; ellos te darán una excelente orientación sobre lo que va mejor con el estilo de tu boda, la comida, los canapés e incluso el horario ara servir, entre otros. 

Pero si por cualquier razón no puedes tener asesoría y te toca que hagas la elección, entonces debes tener en cuenta estos puntos. 

Vinos de mesa 

Si tu novio y tú eligieron platillos gourmet, entonces debes enfocarte en lograr un buen maridaje, es decir, elijan el vino que mejor combine con el platillo principal, para completamente e incluso potenciar el sabor de la comida. 

Por lo que antes de seleccionar el vino, deberán tener ya seguros los platillos que serán parte del banquete, tomando en cuenta las siguientes sugerencias generales para tener una mejor elección: 

  • Vino blanco: es recomendable para acompañar aperitivos, quesos frescos, ensaladas, verduras, arroz, pescados blancos, mariscos y carnes blancas. 
  • Vino tinto: acompaña de forma exquisita a los platillos basados en carnes rojas, cabrito, cordero, lomo, ternera, algunas carnes blancas y pescados como el atún o el salmón. 
  • Vino rosado: una buena alternativa para platillos de verduras, arroz y pastas. Además de poder combinar muy bien con mariscos y quesos suaves. 
  • Vino dulce: ideal para que combine con postres que tengan frutas; también puede ser una excelente opción para platillos picantes como la comida india o la mexicana, y hasta puede acompañar muy bien a la comida china. 
  • Vino espumoso o champagne: solo se recomienda para que sean servidos al momentos del brindis y/o aperitivos. 

Pero el tema no termina ahí ya que cada tipo de vino tiene distintos sabores, no todos los tintos saben igual porque el sabor, cuerpo y acidez de cada uno estarán determinados por la uva con el que está hecho. 

La combinación del vino con el platillo puede ser por semejanza o por contraste. Por ejemplo, un platillo con fuertes sabores puede ir acompañado de un vino con cuerpo y sabores complejos, o por el contrario, se puede buscar un equilibrio casándolo con un vino simple. 

Así que para que estén 100% seguros de que lo que eligen es la mejor opción, tendrán que probarlo junto con el platillo. 

Te sugiero que el día que tengan la prueba del menú, lleven distintas botellas que ustedes previamente hayan revidado que se ajustan al presupuesto para probarlas junto con los platillos, así podrán seleccionar la combinación más armónica. 

Y aunque escojan un tinto o un blanco, es preferible que tengan ambas opciones y además otra alternativa para los invitados, ya que habrá quien prefiera tomar algo diferente. 

Destilados 

Los destilados son vinos con mayor concentración del alcohol, por lo que son más fuertes y embriagantes; es decir, el ron, brandy, whiskey, vodka, tequila, mezcal, cognac. 

Si consideras que tus invitados disfrutarán más dichas bebidas, entonces debes asegurarte de ofrecerlos como a ellos les gusten. 

Por lo general, los destilados se sirven mezclados con otras bebidas para rebajarlos como los refrescos o jugos, pero los conocedores preferirán tomarlos solos o acompañarlos solamente con hielo. 

No importan finalmente las tendencias, los platillos o lo que esté de moda, cada quien conoce mejor a sus amigos y familiares, y saben lo que les gusta beber, así que lo ideal es darles gusto para que disfruten al máximo la boda.