El primer paso en la decoración de una boda, o propiamente de las mesas en este caso, es decidir sobre el estilo del enlace. Surgen muchas preguntas en los meses previos sobre las tendencias que han de aplicarse en pasteles de bodas, arreglos florales, souvenirs, ambientación y peinados de novia. Los centros de mesa son el reflejo al detalle los conceptos incorporados en la celebración, determinados por el tipo de boda. Aunque, cada temporada trae sus novedades.

Flores naturales

En su mayoría, los centros de mesa estarán protagonizados por flores naturales. Un abanico infinito para las creaciones que adornarán las mesas de boda, ofrecen los arreglos, inclusive en pasteles de bodas. Las tendencias traen colores, combinaciones o juegos de composiciones que permiten tener un enfoque distinto, pero siempre poniendo de relieve la personalización y la búsqueda de un hilo que cuenta la historia de los novios.

Altos y bajos

Entre las favoritas, la combinación de arreglos altos y bajos que se conjugan con otros elementos como candelabros o fruteros ocupan un espacio importante en la decoración y continuará en 2020. Se busca un cierto movimiento con recipientes de diversas alturas y formatos. Los elementos geométricos tendrán más empuje, pensados para los recipientes de los centros florales, los portavelas que siempre están presentes a las macetitas de souvenirs originales.

La sustentabilidad

Es un concepto que gana en todos los ámbitos, y en las bodas de 2020 estará muy presente. En las flores que se compren para los centros de mesa se buscará una valoración ética en su producción, por lo cual, las flores de temporada serán protagonistas en cada estación. Tal compromiso llega a todos los aspectos de la decoración nupcial, en la que se introducen elementos cotidianos que aporten a la estética.

Tendencias de color

El blanco siempre es protagonista aunque las tendencias muestren otros colores, como ocurre con los vestidos de novia sencillos. El blanco de las bodas viste las mesas y rebosa en los arreglos florales para las ceremonias en las iglesias. La combinación de blanco y verde es una apuesta clásica que propicia ambiente nupcial sin demasiado esfuerzo. Las tendencias de colores son los más vínculos con la tierra, la ecología y el mar. Así van a encontrarse con muchos  tipos de marrones y verdes, amarillos, turquesas, aguamarinas y azules.

Las novedades

Las guirnaldas que recorren la línea centras de la mesa o caen por los extremos son alternativas que se verán mucho en 2020. Las grandes estructuras colgantes, las lámparas de ratán combinadas con follaje y las flores que se deslizan desde las alturas jugarán con los espacios y la decoración de las mesas. En los centros decorativos se incorporan también frutas y hortalizas en consonancia con la temporada del año.

Romántico y campestre

Con las grandes construcciones florales de los arcos y los arreglos suspendidos pueden combinar otra opción más minimalista, con recipientes reciclados, buscando ese juego de alturas que mencionamos anteriormente, como altos y bajos, un estilo romántico y campestre, incluso en las bodas más clásicas y elegantes de vestidos de fiesta largos y sofisticados. La intención es hallar un estilo más relajado, personalizado, donde muchas ocasiones no se piensa en tendencias sino en el estado óptimo de los novios y la selección cuidadosa de todos los complementos.

Otros elementos que se subrayan en la construcción estética son la vajilla y la mantelería.