Hoy queridas novias les traemos una información sobre uno de los temas que a veces no se les da tanta importancia aunque la tiene y mucha, es un tema que deben tratar con sus futuros esposos sobre el régimen por el cual se casarán, que pasará en caso de que se diera un divorcio (no lo deseamos) o que alguno de los dos falte, puede ser, son muchas situaciones de las que deberán afrontar con la cabeza fría, por ello les traemos información de utilidad.

El régimen patrimonial de la sociedad conyugal resulta un conflicto para muchas parejas antes de firmar su acta de matrimonio civil, ponerse a pensar que es lo mejor, y considerar que en el futuro podría haber una separación. Rompe con dichos mitos e infórmate bien de los pros y contras de la sociedad conyugal o bienes separados.

Antes que todo, ustedes como pareja debe tener la confianza de elegir el régimen que más les convenga, y aunque ello amerite pensar que pasaría en caso de divorcio, más vale prevenirlo y entender que se debe hablar y eso no provocará que suceda. Dicho esto, comencemos por entender que el régimen no solo ampara a las partes en un divorcio sino durante todo su matrimonio, es la garantía y documento que avala que su unión es legítima y voluntaria por lo que al firmar ambos adquieren derechos y obligaciones.

Régimen de Bienes Mancomunados o Sociedad Conyugal

Bienes mancomunados, era el más usado anteriormente, y convenía principalmente a la esposa en el supuesto de que ella no trabajara, no tuviera propiedades ni patrimonio sino que lo adquiría por medio del matrimonio, de manera que en caso de que el esposo le fuera infiel o por cualquier otra razón el matrimonio se disolviera, ella no quedara desamparada y obtuviera algún beneficio de su inversión como socia por el tiempo invertido en el matrimonio.

Actualmente los pros y los contras de este régimen radica en que ambos pueden juntar sus ingresos para solicitar un crédito y adquirir propiedades, todo tipo de bienes muebles e inmuebles, le pertenece a ambas partes. También establece que toda deuda que se adquiera durante el matrimonio compete a ambas partes, por lo que sin importar quien la haya adquirido ambos están obligados a pagarla. Actualmente son pocos los estados donde aún esta vigente este régimen de sociedad conyugal, principalmente en la región céntrica de la república mexicana. Las reglas son en si las mismas, para llevar a cabo este tipo de sociedad conyugal se exige una capitulación matrimonial que es una lista de todos los bienes y deudas que la pareja adquirirá al unirse en matrimonio.

Régimen de bienes separados

En este tipo de régimen, cada uno se hace responsable de sus compromisos financieros, los créditos y préstamos se solicitan por separado y no se comparten las deudas. Lo que significa que si el individuo adquiere una deuda antes o durante el matrimonio, será el único responsable de cubrirla aún si existe el divorcio y en caso de muerte se disuelve dicha deuda. Lo mismo ocurre para las propiedades, si se adquieren antes del matrimonio, le pertenece al  comprador incluso durante y después del matrimonio, aunque, todo bien mueble e inmueble, que se adquiera durante el matrimonio; aunque quede registrada a nombre de uno sólo, podría ser dividida entre dos al momento del divorcio por medio de un acuerdo específico.

Si necesitas mayor información y documentación sobre los pros y contras de cada régimen, puedes acudir a la página o las oficinas del registro civil de tu comunidad, es su labor atenderte.