Sobre el protocolo del novio, cuando se ha programado ya la fecha en que se han de casar y empieza la cuenta regresiva, al igual que la novia, vivirá un sinfín de procesos y fechas que se deberán de cumplir y es importante que aunque se centren en los gastos mayores como el banquete, el salón y muchos más, no deje de lado su outift.

Y en este último punto en que adquiere relevancia el protocolo del novio, pues es en este punto en el que ellos, suelen tener más fallas, pues siempre se tiende más a preocuparse en demasía por el traje de la novia, y se desequilibra la balanza.

El tipo de traje: esta es una de las mayores dudas siempre asaltan al novio, pues se desconoce qué ceremonia tiene su equivalente en vestimenta. De acuerdo con el protocolo para novios si se trata de una boda con un carácter muy formal se usaría el chaqué, mientras que la informalidad requeriría un traje. Aun así, hay que decir que estos primeros eran más comunes en las bodas celebradas en la mañana, pero que se han ido extendiendo a cualquier franja horaria.

Los colores del traje: el protocolo para novios siempre ha sido muy claro en cuanto a dicha cuestión, donde da clara preponderancia a los colores oscuros. Así pues, el chaqué, al tratarse de una prensa muy clásica, se premia el que sea de color negro o gris o con estampado a rayas; por otro lado, en el caso de los trajes se amplía la paleta de colores al azul marino.

Uso de corbata o pajarita: la corbata es un elemento esencial según el protocolo de novios, ya que su no uso se correspondería con un ataque a la imagen que un novio debe dar. Eso sí, por la parte que respecta a la pajarita, aunque se vea actualmente con cualquier tipo de traje, esta sólo se usa con el esmoquin.

Esto son unos pequeños puntos a tener en cuenta a la hora de una boda si se quiere seguir el protocolo de novios. Eso sí, ante todo prevalecerán las preferencias de los mismos, pues este es su día especial y su opinión es la que al final valdrá a la hora de afrontar estas cuestiones tratadas.