En muchas ocasiones, la novia tiene una idea preconcebida de los centros de mesas, los arreglos florales para la ceremonia, los tocados hechos con flores naturales y, por supuesto, el ramo. Pero, por mucho que la ciencia avance el mundo se desarrolle, es imposible frenar el curso de la naturaleza para cumplir sus deseos. 

En los meses más cálidos del año, los espacios al aire libre y en la verde naturaleza son perfectos para la celebración de bodas; pero, como no queremos que tu gran día se vea arruinado por unas flores mustias y secas, te decimos cuales son las flores de verano. 

Flores de verano que no te fallarán 

Alhelí 

Esta pequeña flor procedente de la costa mediterránea, está acostumbrada a soportar altas temperaturas y la puedes encontrar desde principios de primavera hasta fines de verano, aunque sus pequeñas flores agrupadas parecen delicadas, se apoyan en un tallo erguido que las mantiene rectas; su variedad es perfecta para ser usada como planta principal o como flor de relleno, además de variedades de colores son muy vistosas y desprenden un olor agradable. 

Girasol 

Una de las flores de verano por excelencia, aunque es una de las menos usadas tradicionalmente en la decoración de bodas, se trata de una de las más alegres y coloridas y que es más fácil de encontrar en esta época del año; por ello, se está comenzando a incorporar como una de las nuevas tendencias, ya que aporta un toque rústico, que tanto gusta y que llamará la atención de más de uno. 

Boca de dragón 

Esta es también mediterránea, es una flor alargada de verano con gran resistencia al calor, que se puede encontrar a comienzos de otoño; sus colores principales son rosa, rojo o violeta; es perfecta para crear arreglos tradicionales para la ceremonia. 

Alstroemeria o lirio de los Incas 

Estas flores provienen de América del Sur y pueden ser de tamaño pequeño o medio, y  crecen en grupos de seis a diez, lo que las convierte en las candidatas perfectas para crear coloridos centros de mesa; las variedades de colores son muchas desde las blancas, rosas, amarillas, hasta tinto, son semejantes a los lirios y las orquídeas. 

Freesia 

De apariencia delicada, es una flor aromática algo efímera, pues solo florece en la temporada de verano; encaja a la perfección en distintas creaciones, desde el ramo de la novia, pasando por el ramillete de la solapa del novio, hasta las coronas de flores de las damas de honor. 

Hortensia 

Flor de origen asiático perfecta para combinarla con otra selección de flores y crear bonitos centros de mesa; es bastante resistente, aunque requiere cuidados específicos y su gran tamaño la convierte en una apuesta segura. 

Flores silvestres 

Finalmente están las flores silvestres como la lavanda, matricaria o la manzanilla, so nel complemento perfecto para bodas de estilo vintage, las que pueden aportar a un toque rústico o con aires de campo en verano. 

Se pueden usar para decorar mesas, como complemento para otras flores o pequeños ramos; la matricaria es una de las opciones más económicas y supone el plan b perfecto en caso de ola de calor, pues incluso seca, no pierde su belleza.