La llegada de los novios a su boda sería la escena que los protagonistas de una película resaltaran ante el espectador , pues harían de este un momento memorable; así todos los flashes concentrarían su luz sobre la carroza en la que arribara la prometida, presumiendo su vestido de novia y lista para ese día tan importante, y antes de que comiences a planear los arreglos que llevará el carro, tienes que tomar en cuenta estas opciones antes de contratar el transporte.
Debe rentar una limusina, un deportivo o un clásico o lo más original que se les ocurra hasta que su creatividad esté al tope y se pueda ambientar el auto particular; el transporte debe ser funcional y a su vez compatible con el concepto elegido para la celebración y principalmente con el presupuesto que tienes para ese detalle, si aún no tienes ideas te presentamos algunas alternativas.

Rentarlo con un proveedor

Si tu opción es el alquiler, tendrás un gran abanico de posibilidades en autos, de acuerdo al repertorio que brindan las agencias de renta de autos para la boda; las parejas que buscan lujos y alguna extravagancia entonces se podrán decidir por una limusina o un auto convertible; las combis y camionetas será la elección para que tiene una boda con toque casual; en tanto, las alternativas románticas de los carruajes que llevan caballos y autos clásicos serán para los novios con un toque tradicional o vintage.
Es importante entonces que tomen en cuenta las condiciones y el paquete que ofrecen para aclarar si existen suplementos adicionales o si todo va incluido; también el tiempo y kilometraje máximos de renta, deberán saber si la gasolina se pagará aparte, si incluirá el chofer o no, si tiene seguro de pasajeros; algunos servicios su costo es por todo el evento, mientras que otros ponen tarifas por horas.

Y en el caso de que se decidan por un tipo de vehículo muy concreto, reserven con suficiente margen para que aseguren la disponibilidad; en todos los detalles la previsión es un paso fundamental, incluso cuando el pazo que te dan regularmente para la reservación sea de apenas tres días hábiles; así evitará que el auto que ya has elegido esté ocupado para sus fechas; logrando de este un detalle perfecto.

Contratar a un chofer profesional

Si ya cuentas con un automóvil ideal, pero buscas que tu trayecto sea seguro, la opción ideal para los novios es contratar a un chofer, les saldrá más económico que el contratar el servicio completo con auto, aunque con ciertas incomodidades.
Contratar a un profesional significará que conoce las rutas adecuadas al destino que hayan elegido, no tener que preocuparse por quien manejará ni vigilará que quien conduzca no tome, hasta tendrá la garantía de que en caso de un desperfecto mecánico, habrá quien lo haga sin que sea el padrino o algún familiar que se ensucie el traje.
Infórmense con los proveedores por dicho servicio para que agenden el día, comunicarle la etiqueta de la boda, es decir si es en playa, para que elija un color más claro en su atuendo o en el caso de una boda formal, opte por un traje de acuerdo al evento, así de conocer el evento podrá trazar su ruta a tomar; incluso si la pareja decide dar la vuelta por la ciudad, lo podrán hacer, incluso inmortalizar el recorrido con una sesión de fotos.

Adaptar el suyo con creatividad

Otra opción que puede mostrar las expresiones creativas de la pareja y su boda es cuando eligen un concepto más desenfadado y muestran sus aficiones, como si les gustan las motocicletas, pueden elegir alguna, quizás la novia en lugar de usar el clásico bolero, porte una chaqueta de cuero sobre el vestido de novia.
O si alguien cuenta con caballos, ya sea un familiar o los mismos novios, que le den un toque romántico a su boda campestre, posiblemente hasta una bicicleta con toques vintage, y el ramo de novia puede ir acompañando la canastilla arrancando las miradas de todos.
Recuerde que el espíritu de los novios lo decide todo, plasmándolo en cada rincón del evento, desde la mesa de dulces hasta, el carruaje, auto, convertible que se use.

Pedirlo prestado

Finalmente, existe la posibilidad de que puedan pedir prestado un vehículo a un cercano, siendo esta quizás la última opción, pues implica una responsabilidad de cuidarlo en todo momento, y como es bien sabido, muchos “no prestarán el carro”, siendo un acto comprensible; por lo que, para no vivir un momento incomodo busquen a una persona de su entera confianza y que sepan que no tendrá ningún reparo.
Incluso si existe confianza es importante que cuenten con papes en regla, y de ser posible que los novios contraten un seguro de auto por unos días.
Debes recordar que, en la tradición, la llegada es la primera presentación de la novia en público, en lo que el novio espera ver la sonrisa de su amada; tras la ceremonia, ambos se trasladarán en el vehículo como “Recién casados”, prevean todos los detalles de dicho momento, y si eligen un auto digno del recuerdo, destacando cada detalle de lo que vivirán.