El beso en las bodas tiene el objetivo de sellar los votos matrimoniales, aunque es mucho más que el cierre de una ceremonia. Se usan los besos para buscar la suerte; por no hablar de la tradición americana de besarse bajo una rama de muérdago justo cuando comienza el año para tener suerte. Te besas para saludar, para demostrar cariño, respeto o amor. 

Por lo que el beso de los novios engloba en realidad varios de dichos significados (amor, cariño, respeto y suerte) y es ya un símbolo nupcial pero cada boda tiene su historia detrás. 

La historia del beso, no necesariamente del beso público en el altar si no del primero que se dieron por primera vez; te podrás mandar besos por las redes sociales, whatsapp o incluso en email, pero ese primer beso real, esconde distintos sentimientos que significan el final del cortejo y el comienzo de la relación. 

Pero de donde surge esta tradición, para hablar de ellos se debe regresar a costumbres ancestrales, se puede asociar con un rito pagano en la consumación pública del enlace, donde daba permiso para besar a la novia, una vez la pareja contara con los derechos del matrimonio. 

Antaño, en diversos pueblos y culturas las parejas tenían prohibido cualquier tipo de contacto físico como tomarse de las manos o besarse, antes de la consumación del matrimonio, y besarse ante los presentes, era una manera de atestiguar que la unión era verdadera. 

También se puede asociar a las costumbres de la antigua Roma, donde todos los pactos se sellaban con un beso, si se piensa en el enlace matrimonial con un pacto y compromiso para toda la vida, la firma espiritual de este pacto sería con ese primer beso. 

Por su parte el judaísmo considera al matrimonio como el enlace de dos almas que se unen para formar un solo ser y crear una nueva familia, lo que místicamente se daría por medio del beso que sella dicho enlace. 

Popularmente se cree además que el beso de por sí atrae la fortuna; muchos deportistas lanzan besos al aire antes de un partido o luego de una anotación, por lo que se piensa que un beso nupcial augura suerte y fortuna a la nueva pareja. 

Si lo has soñado para tu boda, entonces no dudes en platicarlo con quien presida la ceremonia, para evitar la frustración de perderte ese momento para sellar tu enlace con un enamorado beso.