Una boda civil no debe ser más fría que una boda religiosa; las bodas civiles hoy en día se pueden hacer afuera de un juzgado oscuro, pueden ser en un jardín, en una playa, finca o inclusive una hacienda. 

Al no estar sujetas al protocolo que conlleva una boda por la iglesia, puedes personalizarla al máximo, algunas parejas escriben sus votos y los leen el uno al otro; en otras  bodas civiles hablan amigos y familiares, algunos leen incluso un texto significativo para los novios. 

Puedes elegir algún párrafo de un libro que les guste, frases de una canción o película favorita o recurrir a las típicas lecturas de bodas perfectas. 

Por eso te mostraremos algunas lecturas para bodas que puedes usar en el gran día. 

 

Extracto del libro “El Principito” 

Sobre el planeta del Principito hubo siempre flores simples que ni ocupaban lugar, ni molestaban a nadie. Aparecían y desaparecían. Pero un día apareció una briznilla que no se parecía a las otras, el tiempo y el cuidado que se tomó antes de hacer su primera aparición despertó en el Principito una expectación enorme. Era conmovedoramente bella, la cuidaba, regaba y abrigaba en las noches frías.  

Un día el Principito marchó de viaje a otros planetas, en uno de ellos, Tras haber pasado por multitud de dificultades encontró un camino que le condujo hasta un jardín de rosas idénticas a la suya. En ese momento descubrió que su rosa no era única en el universo, sino una rosa más, una rosa ordinaria. Entonces cayó en la cuenta de que con una rosa ordinaria y tres pequeños volcanes (uno quizá extinguido para siempre), no se podía considerar un gran príncipe.  

Y, tendido en la hierba, lloró.  

Al rato, se dio cuenta de que esas rosas no eran iguales a la suya y les dijo:  

-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mi rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.  

Sé que en algún lugar del mundo, existe una rosa única, distinta de todas las demás rosas, una cuya delicadeza, candor e inocencia, harán despertar de su letargo a mi alma y mi corazón. Esa rosa, existe… rodeada de amapolas multicolores, filtrando todo lo bello a través de sus ojos aperlados, cristalinos y absolutamente hermosos… Tú, (nombre del novio) has hallado tu rosa, la tienes a tu lado, cuidala, porque es TU ROSA.  

Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas. 

 

Cuando por fin se encuentran dos almas, de Victor Hugo  

Cuando por fin se encuentran dos almas, 

que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío,  

cuando advierten que son parejas,  

que se comprenden y corresponden,  

en una palabra, que son semejantes,  

surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,  

una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.  

Esa unión es amor,  

amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,  

amor que es una religión,  

que deifica al ser amado cuya vida emana  

del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios  

más grandes son los gozos más dulces.  

 

Todos los días de mi vida (película)  

Prometo ayudarte a amar la vida, abrazarte siempre con ternura y tener la paciencia que el amor exige, hablar cuando hagan falta palabras y compartir el silencio cuando no, consentir, disentir respecto al pastel de terciopelo rojo, vivir al abrigo de tu corazón y llamarlo siempre hogar.  

Prometo amarte locamente en todas las facetas de tu vida ahora y siempre, prometo no olvidar jamás que este es un amor único en la vida y saber siempre en lo más profundo de mi alma que no importa que desafíos puedan separarnos siempre hallaremos la forma de volver a unirnos.  

 

Amar es querer la felicidad del otro, de Martin Grey  

“El amor jamás es acoso, es alegría, libertad, fuerza.Y es el amor el que mata la angustia.Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento.   

El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo. No aman y no son amados, aquellos que quieren ocultar ó esconder sus sentimientos.  

El amor es generosidad, el amor es entrega, el amor es intercambio. Quien da mucho, recibe mucho a fin de cuentas. Porque nosotros poseemos aquello que damos.  

Amar no es dañar al otro, dominarlo, sino acompañarlo en su camino y ayudarlo.Saber aceptar al otro tal como es.  

Alegrarse de la felicidad que logre. Amarlo en su totalidad, porque él es lealtad y belleza, defectos y cualidades. He aquí las condiciones del amor. Porque el amor existe en virtud de la indulgencia, del perdón y del respeto al otro.”  

 

Iremos por el mundo  

Iremos por el mundo cogidos de la mano  

en la azul primavera del sol alegre y claro.  

 

Cuando los arroyuelos corren suaves y mansos;  

cuando las florecillas engalanan los prados;  

cuando en los verdes árboles hacen nido los pájaros;  

cuando al sentir de la vida se cierran nuestros párpados…  

en la azul primavera del sol alegre y claro.  

 

En el invierno crudo del sol triste y opaco;  

cuando sacude el viento las copas de los álamos  

cuando el campo se cubre con el blanco sudario  

que tejiera la nieve cayendo en copos blancos;  

cuando junto a la lumbre discurren los días lánguidos  

en el invierno crudo del sol triste y opaco…  

 

Cuando llevemos llena el alma de entusiasmos  

y cuando la entristezcan crueles desengaños…  

 

 En los días de ventura y en los de pena amargos;  

juntos siempre; diciéndonos, amor, que nos amamos,  

iremos por el mundo cogidos de la mano.  

-Autor Desconocido