¿Habrá niños que asistirán a tu casamiento? Entonces debes pensar algunas actividades o claves para entretenerlos y lograr un ambiente de relax para todos los invitados.  a medida que vayas resolviendo los souvenirs de la boda, los arreglos florales, la torta de casamiento y te decidas por algún modelo de tarjeta de casamiento, entonces será la hora de armar un plan de juegos para los más pequeños. Te contamos algunas ideas para distraer y divertir a los chicos. 

Kit para los que aman el arte 

Puedes preparar material en bolsitas para que sea una sorpresa siempre agradable para los niños. Los chicos se divertirán con distintos elementos que crearán como pinceles y pinturas, dibujos y lápices para colorear, plastilinas, juegos de cartas, rompecabezas, cámaras descartables y todo aquello que se te ocurra que los entretendrá. 

Talleres creativos 

Los chicos siempre están dispuestos a poner atención en los talleres que les puedan resultar atractivos e imaginativos. Algunas ideas pueden ser: taller de reciclado, taller de cupcakes o galletitas, taller de marionetas. Para el taller de cocina pueden usar delantales de cocinero y llevárselos como un regalo de la boda. Se pueden divertir además con juegos de construcción y trabajar en equipos. Es una buena opción para que se lleven sus propios souvenirs originales. 

Rincón de disfraces y juegos 

El juego con disfraces puede ser muy divertido para un grupo de niños en edad de jardín de infantes. Los expertos dicen que el juego con disfraces favorece la imaginación, la sociabilización y el desarrollo del pensamiento abstracto. Nada mejor pensado para los niños invitados a tu boda. Otra opción: rincón de pelucas y sombreros. 

Teepees 

Las carpitas nómadas para los más pequeños son ideales si estás festejando tu enlace en un jardín o espacio abierto. a los niños les encantan estos rincones que son cálidos y serenos y calman sus ansiedades ate tanta gente que puede resultar desconocida. Podrás decorarlo y poner objetos cómodos como almohadones, libros de cuentos, títeres y marionetas, pizarras mágicas, entre otras ideas. 

Mesa de niños 

Si hay cantidad suficiente de niños con que se pueda armar una mesa especial para ellos, sería genial y es una opción salvadora para los padres. Podrán planear sus actividades y divertirse juntos mientras son atendidos por alguna persona encargada de ellos y un profesional que les estará preparando juegos para después de la comida. 

Candy Bar  

Siempre es una delicia encontrarse con unas ricas golosinas, unos cupcakes o palomitas recién hechas. Ni hablar si estamos en verano, ¿quién se resiste a un helado? Puedes decorarla tu misma para los niños y seleccionar alimentos sanos y sabrosos, pero si quitar del todo las golosinas. Algunas ideas pueden ser: jugos de frutas, yogures, bizcochos caseros o un mini pastel. 

Un animador 

Si tu lista de invitados incluye muchos niños, un profesional que los entretenga no viene nada mal. Los animadores, cuentacuentos o magos ya vienen con todo un plan de actividades para distintas edades. Si hay bebés, entonces una babysitter pone toda su atención en el cuidado de los más pequeños. Estos profesionales pueden resolver en mucho lo que te imagines, en tanto los padres disfrutan  de la celebración. 

No te olvides de asignar el cuidado de los chicos a un adulto.