Las argollas de matrimonio es uno de los símbolos más importantes para las parejas que se van a casa, además de que tienen un significado y valor especial, pues representan la personalidad y estilo de vida de la pareja.  

Las argollas de matrimonio simbolizan el compromiso entre las parejas, es por ello que también recibe el nombre de Alianza, su historia data del año 2800 a.C, cuando los antiguos egipcios ya intercambiaban anillos en sus ritos nupciales; para ellos, el círculo representaba una forma sin principio y fin, por lo que significaba la eternidad. 

Por tradición, el anillo matrimonial se coloca en la mano izquierda, en el dedo anular, por la creencia antigua de que la vena de ese dedo llega de forma directa al corazón, luego la costumbre se adoptó por los romanos y cristianos, hasta que pasó a ser parte de la ceremonia del matrimonio. 

En la Biblia, en el Antiguo Testamento se pedía la mano de la novia con un anillo, dicha costumbre ha llegado hasta nuestros días; en el siglo IX, el Papa Nicolás I, decretó que el hecho de entregar el anillo a la novia es ya una declaración oficial de la intención de casarse. 

Originalmente los anillos eran elaborados con cuero y después con hierro, pero se cambió con el tiempo hasta hacerlos de metales preciosos como el oro. 

En la actualidad las alianzas no tienen que ser iguales para ambos, los hombres por lo regular, prefieren algo sobrio, en tanto, que las mujeres enloquecen por un anillo de diamantes, lo ideal sería entonces elegir un modelo clásico para él y algo más glamuroso para ella, pero elaborados con el mismo metal para que tenga armonía.