[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Uno de los momentos que más se espera en la boda y que todos los invitados están ansiosos por comerse un bocado dulce antes de bailar. Es el corte del pastel que está cargado de tradición. ¿Qué cambió y qué se mantiene? Ahora lee estos consejos. 

Se cuenta qué en la época romana, la tradición era cortar un pastel de harina, agua y sal sobre la cabeza de la novia cómo símbolo de la fertilidad y buena suerte. Además, de ser una señal de buen augurio, ella era quien debía cortar la primera porción. ¿Ya eligieron su pastel de casamiento original? Deben recordar que, además de gustarles estéticamente, esta tendrá un gran protagonismo durante la fiesta ¿En qué momento se sirve? ¿Cómo es el proceso? Conozcan todo sobre una de las tradiciones de boda más antigua. 

Momento de la fiesta  

Por lo general, el corte del pastel se suele hacer llegando de la mitad hacia el final de la noche, después de la cena y del postre. Puede ser el momento en que se anuncie la mesa de dulce y luego se pase a la tanda de baile previa al carnaval. Dependerá mucho de los novios y del timing que elijan, aunque lo recomendable es que dejes pasar un rato después de la cena, para no juntar demasiado los momentos. Si piensas en hacer un cambio de vestuario y que te pongas un vestido de novia corto para bailar, puedes hacerlo justo tras del corte de la torta, así en las fotos saldrás con tu vestido principal. 

Utensilios necesarios 

Una vez que se haga la presentación y avisado a los invitados para que estén al pendiente, ¡llegó la hora del corte! Un cuchillo bien filoso es vital, aunque además deberían tener pequeñas cuchillas para hacer un corte limpio y que no se arrastre rompiendo el bizcocho. Además deberán tener a mano una espátula pequeña para hacer de apoyo y sacar las porciones. Siempre consulten antes con la empresa de catering o la persona que la realizará para ver sus recomendaciones y que el pastel se rompa lo menos posible. 

El brindis 

El momento del corte del pastel suele ir acompañado de otro momento especial: el brindis. Si se animan pueden dedicar algunas palabras a sus invitados, o dejar que algún amigo o familiar especial lo haga con ustedes. Además, es el momento perfecto para organizar alguna actividad, como el lanzamiento del ramo o el juego del zapato. Ya que todos estarán sentados y esperando por la tanda de café, es ideal para organizar estas actividades. 

El simbolismo de la primera porción 

Al cortar el pastel y entregar la primera porción se debe pensar bien a quien le será destinada. Esto deben charlarlo previamente, pero puede ser a los padres, a los familiares más cercanos o a algún amigo en especial. Además, las madrinas y padrinos o testigos de la boda son figuras muy fuertes y cercanas a la pareja. 

Después del corte, ya estará listo un buen café o té para degustar junto con la mesa dulce y otras delicias.