El primer momento en que deberá lucirse una pareja de novio es una sesión casual antes de la boda y enfrentar el protagonismo de ser los novios; no deben tener miedo, no necesariamente tienen que ser estrellas de cine y posar como los profesionales con elegantes vestidos de noche. 

Cada pareja tiene un estilo propio: si su boda será más relajada y prefieren vestidos de nova sencillos acompañados de peinados recogidos fáciles envueltos en una atmósfera espontánea, es totalmente valido. No deben ser forzados a hacer algo que los haga sentir incómodos. 

Una locación más privada es opción 

Si se están sintiendo intimidados por la idea de posar y llamar la atención en público, entonces lo mejor será que busquen un espacio más íntimo; ya sea un bosque, un parque poco visitado, una acogedora cabaña, o incluso la casa de alguno de los novios. 

El objetivo es que los dos se sientan cómodos y que pasen un momento agradable durante la sesión; ya sea el lugar que decidan, traten de no pensar en los demás. Deben concentrarse en su pareja y en el amor mutuo; prueben soltándose y divertirse, esta actividad será un momento inolvidable para los dos. 

Su aliado el fotógrafo 

Algo que sin duda les permitirá relajarse, es que exista un ambiente cordial con el fotógrafo; sean sinceros, exprésenle sus temores y esto será una pauta para que el profesional explote los elementos que deba trabajar y le funcionen mejor en la sesión. Es el experto y sabrá cómo llevarlos poco a poco logrando que se sientan cómodos. 

Pueden bromear si es necesario para que rompan el hielo y todo formalismo; es válido también que hagan una pausa para soltar los músculos y volver a comenzar; es importante, que él sepa sus expectativas, y eso se logra con una comunicación clara y directa, con lo que los resultados serán los que desean y lograran sacar lo mejor de cada persona. 

Tómense todo el tiempo posible 

Son varias las actividades a atender en la planificación de una boda, como elegir los mejores arreglos de boda, revisar los catálogos de vestidos y buscar entre distintos menús el que sea mejor; todo merece su tiempo, por lo que no traten que la sesión sea rápida para salir del paso. 

Es importante que asignen un día en el que no estarán presionados y le puedan dar la atención que se merece esta actividad. Las primeras tomas pueden costarte trabajo, aunque, con el paso del tiempo, verán que lo harán mejor. Pueden solicitar al fotógrafo que les muestres como van las fotos, así observarán con van luciendo espectaculares y les dará más confianza a medida que la sesión avance. 

Naturales y espontáneos  

Si como se menciona no se quieren ver muy acartonados o como protagonistas de novela, no tienen que hacerlo; pues entre más naturales y mostrándose como son, lucirán mejor y no como los muñecos del pastel. 

No se necesita pararse de cabeza o hacer poses alocada para tener una sesión romántica y divertida; pueden usar ropa casual y eso hará que sea más llevadero, no se necesitan vestidos de fiesta y trajes formales, deben usar prendas confortables y que les ayuden a ser más espontáneos en los movimientos y con las que les cueste trabajo desplazarse. 

Siempre es mejor de menos a más 

Es mejor iniciar con encuadres abiertos de la pareja con el paisaje de fondo, dando un poco más de protagonismo al entorno que han de usar para que se vayan familiarizando con el equipo y el espacio. Pueden entonces pedirle al estudio de fotografía que vayan cerrando las tomas hasta llegar a detalles como las miradas, los besos, sonrisas y capturar también el anillo de compromiso. 

Deben recordar que actualmente gracias a la digitalización, se pueden tomar muchas fotos y borrar las que en definitiva no les gusten; no se preocupen por repetir tomas las veces que se necesite. 

Poner en práctica estos consejos será de gran ayuda para ensayar antes del gran día, en el que lucirán felices rodeados de los vestidos de fiesta de sus personas favoritas, que los estarán observando atentos; aunque también estarán cobijados de un ambiente llenos de pensamientos positivos y de amor.  

Arropados por la familia y amigos, dejen atrás que son el centro de atención y gocen de su gran día, la timidez se quedó en el clóset.