Encaminarse al altar significa que los focos de atención estarán solamente en ti en ese día tan especial; en gran parte es por ello que el vestido, el peinado y tu velo sean los más relevantes, todo con la finalidad de que tengas las fotos que harán memorable esta fecha. 

Debes saber que en el momento en que se unan tu novio y tú, quedarán atrás esas imágenes de los detalles y comenzarán a tomarse las fotos que recordarán los momentos juntos por siempre. 

Dicho lo anterior, ¿Cuáles son los secretos para que salgas perfecta en las fotos el día de tu boda? 

Maquillaje: conviértelo en tu mejor aliada, evita a toda costa probar algo nuevo. Recuerda que una boda es el momento para lucir femenina y elegante, como una musa: clásica. Procura (por lo menos) dos meses antes de tu boda ir a faciales y llevar una dieta saludable para que estés libre de imperfecciones ese día. De ser posible, también debes agregar a tu rutina de belleza algunas cremas que hagan de tu rostro “el lienzo perfecto”. Trata de acudir con un dermatólogo para que te recomiende los productos correctos. 

Pon atención a los pequeños detalles: debes recordar que cuando llegue el maquillista y termine con tu look beauty, la responsabilidad de dejarlo intacto apenas está comenzando. Asegúrate de que te coloquen base en el cuello y un poco en las orejas: esto es para que tu cara no simule tener un color distinto al resto de tu cuerpo conforme pasen las horas. Puede ser que no se note esto a poca luz, pero una vez que el fotógrafo enciende ese flash, esos pequeños detalles harán la diferencia. 

Toma en cuenta que posiblemente ese día estarás ocupada saludando, bailando y disfrutando del momento, pero si siempre quieres estar lista para la cámara, procura cargar cerca de ti un delineador, rímel y un rubor, a fin de que sólo retoques tu rostro cuando lo necesites; para que te asegures de que sea mínimo el uso de photoshop en tus fotos. 

Tu fotógrafo es tu nuevo mejor amigo: y claro, tu esposo también 8peor ese día no). De ser posible, intenta conocer a tu fotógrafo personalmente. Debes asegurarte de que tú y él o ella se entiendan, con el fin de que conozca lo que quieres exactamente, a quien debe tomarle foto, cuando, qué momento es importante para ti y demás; como por ejemplo el baile con tu padre. Recuerda que estos instantes son personales e inolvidables, por lo que tienes que estar segura de que te sientes con la suficiente confianza para saber que hará un excelente trabajo ese día. 

La pose: mientras muchos piensan que pararse derecha y mostrar los hombros es lo mejor pasa salir bien en una foto, la fotógrafa Hannah Thompson, reconoce que este es un error que las mujeres no deberían cometer ese día. “Paso mucho tiempo empujando los hombros hacía atrás. En lugar de eso, ajústalos y mantén tus pies alineados, el uno con el otro. Recuerda que el inclinar tu cuerpo desviará la línea y la forma en la que está estructurado tu vestido, esto puede hacer que tu cuerpo se vea un poco inestable. Si deseas, antes del gran día, puedes practicar un poco frente al espejo para que ese día salgas perfecta en cada toma”.