Una boda implica sin duda un gasto enorme y más si deseas echar la casa por la ventana, algunos novios buscan hacer rendir el dinero, ahorrando quizás alquilando el traje o vestido de novia, buscando argollas más económicas, pero quizás la mejor opción es que recortes la lista de los invitados. 

Una tarea algo complicada, pero a la que se deben enfrentar muchas parejas en el camino hacia el altar. ¿Cómo tachar nombres sin que el proceso se vuelva un drama? Si se encuentran ya en este punto y sienten que la situación se les está llendo de las manos, es momento de que conozcan estos 9 consejos que te servirán de guía. 

Invitar sin niños 

Independiente de la hora en que se haga el enlace, siempre podrán elegir que el matrimonio sea sin niños. Aunque, si les complica que algunos invitados puedan sentirse ofendidos, entonces pueden programar su enlace en el horario tarde-noche. De esta manera, será mucho más razonable que la celebración sea exclusiva para adultos. 

Invitación sin pareja

Una buena estrategia que también servirá es que reduzcas la lista, eliminando a  la o el acompañante. Por lo menos, para los solteros,  tratándose de primos, colegas e inclusive amigos. Por lo que mantengan el “+1” solo en el caso de que la persona esté casada o tenga una pareja estable que idealmente conozca la pareja. O, por ejemplo, si has de invitar a tu jefe.

La invitación solo a la fiesta

Aunque aún no es una modalidad tan común, es posible que sólo los invites a la fiesta si te deseas ahorrar el costo del banquete. Eso sí, esto solo funciona con la gente joven, que pueden ser pareja de otros invitados o tu grupo de compañeros de trabajo. Por ellos, podrías pagar una cantidad menor, ya sean sólo snack, algunos cocteles o bebidas  y será más conveniente para tu presupuesto.

Excluir a las personas de lejos

Si no tienes un vínculo cercano, y por ejemplo, cuentas con familiares en el extranjero o en regiones distantes, posiblemente no le ha de importar demasiado compartir el pastel con ellos. De esta manera, se pueden excusar con que le han de dar prioridad a aquellos que vivan en la misma ciudad, considerando que se ha de tratar de una ceremonia más íntima.

Eliminar a los conocidos virtuales

Así sean ex compañeros del colegia, el gimnasio, universidad, práctica y más. Si sólo mantienen contacto con ellos a través de Facebook o Instagram, es porque en realidad no existe un vínculo afectivo importante. Al menos, no en la actualidad. Hay un cariño, evidentemente, pero que no alcanza para que reciban el parte.

Eliminar a quien no los ha invitado

Deben devolverle la mano a esos primos, tíos, colegas, conocidos o amigos que se casaron y no los invitaron a la celebración. Aunque no haya sido recientemente, igual tienen la excusa perfecta para que se queden fuera del listado.

Excluir a la familia que se porta mal

Si tienes parientes que ya han protagonizado episodios bochornosos como borracheras, peleas o que terminan quebrando las copas de los novios, entonces pueden basarse en dicho argumento para que sean excluidos de la lista. Ya que la boda tiene que ser perfecta, no desearán que haya algún riesgo y seguro que ellos se darán solos por entendido.

Restringir a los invitados de los padres

Aunque sean ellos quienes ayuden con los costos del banquete y la fiesta, deberán explicarle a sus padres que no pueden tener tantos invitados propios. Quizás solo a un grupo; y es que, sobre todo si están en plan de una lista reducida, la prioridad no será precisamente invitar a cuanto conocido tengan.

Una boda fuera de tu ciudad

Además de ser una idea que se encuentra en bofa, pueden organizar una destination wedding para poder invitar solo a los precisos. Es decir, al núcleo familiar más íntimo y amigos cercanos. Este estilo de boda ha de funcionar precisamente con muy pocos invitados, así que no tendrán que dar explicaciones a nadie.

Como verán hay varias formas de recortar la lista, así que no se deben estresar por si el presupuesto en algún momento no les cuadra. Eso si, pueden ir ganando tiempo pensando en otras cosas más importantes, como sus votos, los cocteles o alguna otra cosa que les agrade.