El día tan esperado llegó y estás a punto de vivir uno de los momentos más importantes en tu vida, la entrada a la iglesia donde te casarás; los invitados ya están, todos esperan descubrir tu vestido de novia, el ramo y quien te acompañará de camino al altar, y en eso te pone a pensar ¿cómo se organiza la entrada de los novios, los padrinos y todo el cortejo?

Antes de iniciar con la lluvia de ideas de cómo entrarán en la iglesia, es muy importante que le pregunten al sacerdote  sobre la flexibilidad de que disponen para organizar su entrada de forma libre, puesto que puede pasar que ya tengan todo preparado y él diga de último minuto que no se podrá, porque no es como lo dicta el protocolo, por eso te ayudamos, a que lo planees en tres sencillos pasos y sea una entrada de película.

La llegada a la iglesia 

Tradicionalmente, el novio, los familiares e invitados son los que primero llegan a la ceremonia y esperan a la novia, quien se une más tarde junto con la persona que la acompañe en su trayecto a la iglesia. Otra opción es que los novios lleguen juntos en el mismo coche de boda y esperen junto con el cortejo nupcial las indicaciones para que comiencen el recorrido hacia el altar.

Por lo que el llegar juntos o por separado no solo implica medir bien los tiempos, sino también que se considere que tendrán que emplear uno o dos vehículos para la llegada triunfal de ambos; para el caso de que compartan el auto de boda, queda descartada la sorpresa de verse por primera vez ante el altar. ¿O quizás ya se divirtieron en su sesión de first look?

Sea cual sea la opción que decidan, es recomendable que todos los miembros del cortejo llegen por lo menos 15 minutos antes de iniciar la ceremonia para que tomen sus respectivas posiciones; deben avisar con tiempo a los padrinos, damas, best men y a los papás de los pajecitos para que todos estén listos con sus vestidos elegantes para fiesta. ¡Y que nadie olvide lo qye debe llevar a la  boda en casa!

Si se preguntan cuándo se ven los novios, consideren que lo más apropiado es que el novio espere hasta la llegada de la novia, si es que no llegarán juntos. Después del recibimiento, un romántico cruce de miradas o un discreto beso por lo menos en la mejilla, si es que quieren llevar la tradición y con ello la emoción de los asistentes, es tiempo de empezar a entrar.

El reparto de los lugares 

Antes de que ingrese  el cortejo nupcial, deberan tomar su lugar el resto de los invitados; de forma tradicional, los de la novia se sientan del lado izquierdo, viendo de frente hacia el altar y los del novio, en el derecho.

Tendrán que reservarse las primeras filas de asientos, para el cortejo nupcial; tal colectivo lo integran los novios, los padres, padrinos y madrinas, damas de honor, best men, pajes y el sacerdote. Es muy importante que la formación se organice con suficiente anticipación y conozca cuál es el orden y entrada de la iglesia, para que todos tengan claro su lugar desde el primer momento.

Frente al altar se deben colocar las dos butacas especiales para los novios. Y también hay parejas que desean que sus padres los acompañen de cerca y optan por colocar unas sillas a sus costados. Si los papás no tomaron un lugar junto a los novios, su sitio estará en las primeras bancas, junto a los padrinos y madrinas; después estarán las damas de honor, best men y pajes. A continuación, tomarán asiento los abuelos, hermanos, familiares directos y así se van acomodando el resto de los invitados en el lado que les corresponda.

Recuerden que esto es el protocolo tradicional; sin embargo, todo se puede modificar de acuerdo a los gustos y preferencias de los novios. Así que si ustedes prefieren mezclar a sus invitados o que personas que no son de la familia ocupen las primeras bancas, siéntanse libres de hacer los ajustes que consideren necesarios.

El camino al altar 

Una vez que los invitados ya se encuentran en la iglesia, el sacerdote, quien encabeza el cortejo, es el primero en entrar; tras el siguen el novio y su madre o quien él haya elegido para acompañarlo al altar. Si hay pajes, son ellos los que acceden después al templo, salvo que convengan que su función sea la de arrojar pétalos de las flores para boda o acercar al altar algunas de las piezas importantes del ajuar, caso en el cual podrían pasar antes incluso del novio.

Si el novio ha de entrar con su madre y la novia con su padre, se tiene la opción de que el padre del novio y la madre de la novia sean los siguientes en entrar. Les seguirán el resto de padrinos, madrinas, damas de honor y best men. Al final, entran la prometida y su padre o la persona que llevará a la novia al altar. En caso de que se designe que alguno de los pajes sostenga la cola del vestido, este o estos entrarán al último.

En la actualidad, esto no tiene que ser una regla; existen novios que deciden entrar juntos a la iglesia y también novias que prefieren caminar solas con su vestido de novia corte princesa o acompañadas tanto de  su padre como de su madre. Esto depende de como los novios hayan soñado ese momento.

¿Qué ritmo seguir? 

La distancia en el acceso de los integrantes se puede definir en metros o conforme a intervalos de tiempo y a un ritmo coordinado. Por ejemplo, si se trata de grupos numerosos como los padrinos, las damas o los pajes, lo más común es que entren de dos en dos y que cada pareja guarde 2 o 3 metros de distancia respecto de la anterior. En cambio, para la entrada de los novios, lo más aconsejado es esperar a que estos lleguen al altar, antes de la entrada de alguien más.