Uno de los elementos que debes cuidar al elegir el atuendo de tu boda, sin duda, son los zapatos, para lograr tener los adecuados, debes tomar en cuenta ciertos aspectos que te ayudarán en ese intento.

Reciclar

La primera recomendación es que elijas un zapato que después puedas volver a usar con cualquier conjunto de fiesta que tengas después de tu boda, ya que una vez que pasa la  celebración, es probable que los zapatos sean lo único que puedas volver a usar.

Tela del vestido

Lo más ideal es que lleves un pedazo de la tela del vestido para que te sirva de referencia para combinarlo con el color de los zapatos que has de elegir. Si el vestido va a tener algún bordado, también es buena opción que lleves alguna muestra o foro para contrastar con ese brillo.

La preferencia

Buscar estar cómoda y que te sirva para bailar toda la noche, es la prioridad de toda novia; esto no dependerá tanto de la altura sino de que tipo de inclinación del zapato, es la diferencia entre la altura del tacón y de la plataforma; lo más adecuado es 5cm aproximadamente; con lo que estilizarás tu figura y no te agotarás.

Tonos cálidos y fríos

Si el vestido es de color marfil, nude, rosado; es decir, en los tonos cálidos, lo más recomendable es que lo combines con tonos dorados o champagne; por el contrario, si el vestido es off white, tonos fríos, los platas son los elegidos.

Un poco de color

Si estás pensando en ponerle a tu outfit algo de color, porque no hacerlo con los zapatos de la novia, esta será la clave para completar tu look, y combinarlo además con el tocado, el ramo, las unos. El color azul es uno de los más elegidos y tendrá tu toque personal.

Tip extra

Muchas novias se preguntan cuando es el tiempo ideal para tener los zapatos; si te haces el vestido a la medida, posiblemente tu diseñador te pedirá los zapatos para la prueba; pues estos estilizan y ayudan a ir viendo el look completo.

Si compraste un vestido ready to wear y lo debes amoldar a tu medida, vas a necesitar los zapatos para la primera prueba.

Poder tener los zapatos a tiempo, para caminarlos, tomarles confianza y ablandarlos es tener pasos firmes.