Si deseas que tu boda pase de ser “común”  a “extraordinaria” tendrás que tener una selección de música adecuada, pues es el mejor vehículo para transmitir emociones, tanto a novios como a invitados.

La música nos acompaña a todos lados, es nuestra seña de identidad. Nuestra vida no sería la misma sin una banda sonora que nos haga sentir en cada momento un poquito más de nosotros, que nos dé fuerzas, que nos inspire, nos alegre…Por eso es fundamental decidir bien qué música poner en una boda.

Para una buena elección a la altura de las circunstancias, se debe pararse a pensar, como si se tratara de una película, pues queremos lograr que en cada momento determinado, cada escena debe tener su propia melodía. La música elegida debe emocionarte, hacer vibrar tanto a los novios y a los invitados, eligiendo las adecuadas y acertarás con seguridad.

Un consejo fundamental si vas a elegir ciertas canciones de la boda es que sean ustedes mismos; es decir, no darle mucha importancia a lo que puedan pensar el resto de invitados o dejarse influenciar demasiado por las ideas sobre lo que debemos y no debemos poner que siempre te dan los amigos y familiares. Al fin y al cabo es su día y su momento y son los novios los que deben sentir un significado especial. De nada servirá que te aconsejen canciones super-románticas o que le encanten a tus padres o amigos, si a ustedes no les dice nada o ni siquiera la conocen, entonces no la elijan.

Preparar la música es una parte fundamental para que la boda sea un éxito. Muchas veces las parejas se centran en la decoración, el catering, el vestido, las flores, etc., y descuidan lo relacionado al baile. Por nuestra experiencia, muchos invitados recordarán una boda no sólo por lo bonita que estaba o lo bien que han comido, sino por lo bien que se lo ha pasado en general ese día. Por eso, es primordial preparar con antelación la música de toda la boda.

De acuerdo con los expertos, no es recomendable enviar un extenso listado al DJ para que ponga canciones una tras otra. “Es un error en el que caen muchas parejas. Un bien DJ es el que interpreta bien la pista de baile y ve lo que se necesita en cada momento; no el que se limita a poner una lista sin más . la virtud de una buena selección musical y de un buen DJ está en adaptar las canciones al gusto de los invitados- y de los novios- según se desarrolle la fiesta”.

En muchas ocasiones es más sencillo pasarle al DJ el estilo o las canciones que no soportas, que decirle –todooo- lo que tiene que poner.

Es importante indicar al DJ las canciones o canción imprescindible y que los caracterice: la canción que bailabas con tus amigas de la universidad, la canción con la que se conocieron, la que nunca has dejado de cantar, etc.

Durante el cóctel siempre se pretende crear un ambiente distendido, por lo que hay que cuidar el más mínimo detalle, tanto en lo visual como la decoración o iluminación y lo auditivo. Por lo que lo más recomendable es que elijas un estilo de música ambiental acorde con el espacio, ya sea en directo o no.

Para el momento de entrada al banquete, lo mejor es que previamente tengan algo planeado para ingresar. Por ejemplo, si uno de los novios es tímido y no se ve entrando bailando, pueden poner una canción que logre la mejor entrada y no una que los haga pasar un mal momento.

Para los momentos en que se tengan pensadas sorpresas especiales o regalos para los familiares, el mejor consejo es que busquen una canción que despierte emociones en la persona o personas a quien le entregas tu ramo u otro obsequio. Así será un momento muy especial.

El momento más importante, será el baile en que los dos disfrutarán al máximo la boda. Durante el cóctel y el banquete los novios se han pasado el tiempo saludando y haciéndose fotos con todos sus invitados, así que en el baile hay que soltarse la melena y disfrutar. Se nota mucho cunado en una boda los novios están en la pista de baile y cuando no. Son los protagonistas de la boda y la pista necesita de su presencia y ritmo.