Durante las ceremonia de matrimonio los padrinos pueden desempeñar algunas tareas como decir el discurso  en el banquete o al terminar la celebración, acompañado de frases de amor, o cargar los anillos de matrimonio. Aunque,  la labor que ejerzan traspasará al día mismo en que han de intercambiar su argollas para mantenerse en el tiempo y hasta el último día de sus días. Y es que ser padrino o madrina es un compromiso que se adquiere de por vida y de ahí la importancias de elegir a los correctos.

Quienes son los padrinos

A diferencia de los padrinos de Bautismo o Confirmación, según lo exige el derecho canónigo, los padrinos de matrimonio no tienen obligaciones desde el punto de vista religioso, ni cumplen un rol específico en la ceremonia. Lo que pasa es que suelen confundirse con los testigos de matrimonio, que para un enlace religioso se necesitan en dos oportunidades. Primero, para la información matrimonial eclesiástica,  que es cuando se entrevistan con el párroco, y segundo, para la celebración del matrimonio mismo que es cuando se firman las actas.

Estos testigos pueden ser los mismo o diferentes. Aunque, suelen ser diferentes, pues los primeros no suelen ser familiares, mientras que los segundos sí pueden ser. Los padrinos, en tanto, son más bien una figura simbólica, pudiendo contar con varios de ellos, según la función que le quieran asignar. Así, están los Padrinos de Alianzas, que portan y entregan los anillos de oro durante la ceremonia. Padrinos de Arras, que dan a los novios trece monedas que simbolizan prosperidad. Padrinos de Lazo, que los rodean con un lazo como símbolo de una unión sagrada. Padrinos de Biblia y Rosario que regalan ambos objetos para ser bendecidos durante la ceremonia. Padrinos de cojines, que ponen los cojines en el reclinatorio en representación de la oración en pareja. Y Padrinos de Sacramento o Velación, que acompañan a los novios en el altar y actúan como testigos firmando las actas.

Cuál es el rol de los padrinos

Más allá de los roles puntuales que se pueden adquirir durante la ceremonia, los padrinos son personas muy especiales y cercanas a los novios. Y es que tal como en el Bautismo o la Confirmación, se les considera guías en el camino de la fe y, por lo tanto, quienes estarán ahí para apoyarlos en las buenas y en las malas; en los momentos de alegría y de dificultad. Serán su pilar fundamental desde el punto de vista espiritual.

Además, en la preparación del matrimonio estarán siempre dispuestos a colaborar en todo. Inclusive, algunos estarán dispuestos a asumir por sí mismos ciertas tareas, como encargarse de los recuerdos de bodas, los arreglos florales de la capilla o regalarles las copas a los novios para el primer brindis. Para ellos será todo un honor. A su vez, a la hora de los discursos, seguro que los padrinos tomarán también la palabra para dedicar sus buenos deseos a los recién casados.

Cómo elegir a los padrinos

Familiares muy cercanos: generalmente se elige a los padres, aunque también pueden ser otros familiares con los que se tenga una relación afectiva muy estrecha, como primos, hermanos o tíos.

Que sean matrimonio: ya que los apadrinarán en este nuevo camino que inician como marido y mujer, lo ideal es que sus padrinos sean un matrimonio estable. De esta manera, podrán recurrir a ellos cada vez que requieran un consejo sobre temas matrimoniales. Sin duda, tendrán la palabra precisa para orientarlos.

Que tengan un fuerte vínculo: los padrinos de matrimonio no sólo pueden ser familia, sino también amigos. Eso sí, deben asegurarse de mantener con ellos una relación a prueba de fuego para ser padrino o madrina es un compromiso para toda la vida. Es decir, no elijan a la última pareja de amigos que conocieron o a la que ven con más frecuencia, sino a aquellas con la que los vínculos sean indisolubles.

Que sean adultos: la razón por loa que se eligen a los padres, es porque ellos tienen una mayor sabiduría. Por lo tanto, si deseas que tus padrinos tengan un apoyo desde la experiencia, de preferencia que sean personas mayores a ustedes.

Ya sean dos, cuatro o seis, lo que importa es que sus padrinos sean personas de su circulo afectivo más cercano. Y es que más allá de que te apoyen con la decoración para la bofa u otros temas como los arreglos o el discurso; lo esencial es que estarán siempre presentes en sus vidas para contenerlos, guiarlos y abrazarlos.