Todos los novios desean deleitar a los invitados y por supuesto disfrutar ellos mismos de una comida deliciosa en presentación impecable, no en vano es el menú más importante de su vida y el primero que compartirán como esposos acompañados de todos sus seres queridos. 

La elección del menú no tiene porque ser una tarea difícil o estresante basta seguir algunos consejos que les ayudarán a acertar con la elección de sabores y texturas, incluir el gusto de ambos e incluso divertirse. 

Tipo de horario de la boda  

Lo primero que debes considerar es el estilo de celebración que desean y la hora en que lo realizarán. Esto les permitirá dar una línea base al mundo. Así, si la celebración es campestre e íntima pueden optar por una serie de pasabocas que salten entre muchos sabores y si la boda es en la noche y muy formal deben pensar en un plato servido en la mesa con cuatro momentos, incluyendo entrada y postre. 

De la misma forma debes tener en claro que se puede ofrecer: 

  • Desayuno si es entre 9 y 11 de la mañana 
  • Almuerzo si es de las 12:30 a las 3:00 pm 
  • Brindis, coctel y pasabocas entre las 4 pm y las 6 pm 
  • Cena a partir de las 7 de la noche 

En las bodas que se extienden pasando la medianoche, se acostumbra además ofrecer alguna comida ligera como un consomé o algo de comida rápida, al cerrar la fiesta. 

Presupuesto 

Ofrecer una deliciosa comida no tiene porque ser un punto que incremente de forma desmesurada el costo de tu unión. Por ello es importante tener una clara idea de la cantidad que estará disponible para este aspecto, en la que se engloba la comida y la bebida. Lo mejor es hacer la cuenta por persona y a partir de ese punto definir si es un menú de varios platos, si es plato único tipo buffet o mesa de pasabocas. 

Número de invitados 

Esto es importantísimo pues desde este punto definirás la logística al momento de servir y permite decidirse entre tener disponibles meseros por cada mesa o presentar la comida a manera de buffet. Ayuda también en la elección de platos que sean servidos como deber ser considerado el tiempo en que tardarán en presentarse en la mesa. 

Servicio de catering 

Tomando en cuenta de que tipo de celebración se tratará, el presupuesto y el número de invitados, la tarea de contratar el servicio de comidas que se ajuste a las necesidades será mucho más sencillo. Como al contratar cualquier proveedor, la elección del catering debe realizarse cuidadosamente siguiendo recomendaciones, entrevistándose directamente y obviamente pidiendo un menú de prueba de todo lo que se desea ofrecer en la boda. 

Es importante que verifiques que tengan la capacidad disponible para el tamaño de la fiesta y que sean flexibles y muy cuidadosos al momento de requerir platos especiales por alergias, invitados veganos o porque se quiera incluir una receta de tradición familiar. 

Peticiones especiales 

La idea es que en la boda todos puedan disfrutar a plenitud de la fiesta y por supuesto del banquete. Para esto es importante que verifiques con los invitados, en especial con los que no son tan cercanos como compañeros de oficina, colegas de estudio o familiares con los que no se comparten hace mucho, si alguno tiene restricciones de dieta. Es importante que no trates de ajustar el menú a los gustos particulares de todo el mundo, sino sencillamente tener opciones para aquellos que tienen alguna limitación alimenticia por salud o creencias. 

Para todos los gustos  

Tener platos variados o con distintas opciones te da la posibilidad no solo de que se vea bellísimo por la combinación de formas, colores y texturas, sino de dar en el gusto de la mayoría de los invitados con una amplia paleta de sabores. Tener bebidas fuertes y ligeras, considerar un par de elecciones de proteína, variedad de verduras o distintos postres hará que cada persona que te acompañe encuentre algo que lo deleite y pueda disfrutar de lo que con tanto amor ha preparado para ofrecer. 

Ponle tu sello 

En ese gran día es cuando debes reflejar tu estilo, su gusto y la inmensa felicidad de compartir con familiares y amigos el amor que los envuelve. Así que, por qué no arriesgarse con un menú que tenga su personalidad. 

Incluir la receta favorita de ambos o el plato que compartieron la primera cita, hacerle honores a la abuela preparando su especialidad o elegir un menú que tenga su personalidad. 

Incluir la receta favorita de ambos o el plato que compartieron la primera cita, hacerle honores a la abuela preparando su especialidad o elegir un menú típico de la región de origen de las familias hará que la celebración tenga un tinte verdaderamente diferenciador y muy emotivo. 

Prueba del banquete 

¡Importantísimo! No importa que tan recomendado esté el servicio de comida o restaurante que atenderá tu fiesta o si las pruebas que te dieron al momento de contratarlo estaban deliciosas, la prueba de buffet es un momento del que no puedes prescindir. Conviértelo en una ocasión especial para compartir con tu prometido y los padres de ambos. Puedes también incluir hermanos, pero la recomendación es hacerlo con tu círculo íntimo. 

Tener una segunda opinión, en especial de las personas que te quieren es siempre valioso. Prográmalo con anticipación para tener tiempo de hacer ajustes si se necesita. 

Revísalo siempre  

Después de la prueba del banquete y de las opiniones de quienes lo acompañaron, date un tiempo en pareja para comentar sobre el menú propuesto. Pregúntense qué fue lo que más les gustó, si algo les disgustó, si sintieron armonía en los sabores. No sientan temor de ajustar los platos cuantas veces sea necesario hasta que ustedes como anfitriones y protagonistas de su gran día estén totalmente satisfechos con la elección y seguros de que van a consentir su paladar y el de los invitados a su boda.