Debes recordar que el día de tu boda es único, pues será el único día que darás el ¡Sí quiero!, y es especial, porque se trata del día en que te unirás al amor de tu vida. 

Una de las maneras divertidas de dejar huella el día de tu boda es “marcar un buen baile nupcial”, pero no uno cualquiera, sino un de esos que dejan “boquiabiertos” a los asistentes, e incluso a los mismos esposos. 

Por eso queremos que te dejes llevar y montes esa coreografía que tanto has soñado y la bailen los protagonistas de ese día tan especial.