Muchas novias se preguntan sobre si es necesario o no contratar a un profesional para la planificación de la Boda, y quizás te respondas “¿Para qué? Si lo podemos hacer en nuestros ratos libres…” Pero con el correr de las semanas, los meses y acercándose la fecha, comienzas a darte cuenta que no todo lo puedes controlar, que son muchos temas y sobre todo opciones y en tu afán por acabarlo, elijes sin elegir y sin negociar, terminando toda agobiada con el proceso en vez de disfrutarlo. 

Entonces ¿Por qué un Wedding Planner? 

Los motivos son múltiples y como siempre te decimos, después de que des el sí, la segunda decisión más importante es la de contratar un WP. Un profesional con el que se sientan cómodos, libres y seguros, muchas veces son meses de trabajo y si no existe una buena comunicación y confianza, el resultado no es el que esperas. 

8 ventajas de contratar un profesional 

  • Es el responsable de armar un plan integral que implique considerar la boda en su totalidad, desde la ambientación, invitaciones, la música, los souvenirs; todo con un mismo criterio, el de cada cliente, haciéndolo único. 
  • El profesional es el responsable de encontrar los mejores proveedores para cada rubro de acuerdo a las necesidades de los novios, siempre adecuándose a su presupuesto. Y para ello controla los precios y costos. Generalmente por trabajar en el rubro mantiene relaciones comerciales con proveedores, por lo que logra conseguir determinados beneficios, bonificaciones y promociones. 
  • También es el portavoz y responsable de mantener una comunicación fluida con cada uno de los participantes intervinientes sean proveedores o familia, proponiendo y controlando sobre las obligaciones de cada uno; en definitiva se ocupa de que todos cumplan su tarea. 
  • Se encarga también de la confirmación de los invitados algo que a los novios estresa y preocupa cuando les dicen que no asistirán, por eso el WP se encarga de resolver esos contratiempos. 
  • Se encarga de asesorarte en todos los trámites que se necesitan para la ceremonia, ya sea en la iglesia, templo, registro civil o en el salón de fiestas. 
  • También se llega a convertir en el apoyo incondicional de la novia, pues con el paso de los días se llena de ansiedad por la boda; el profesional será quien le de algunos consejos en el momento adecuado y acompañándola en todas las instancias que tenga que revisar, porque cada una de ellas son importantes, como la prueba del vestido, maquillaje, calzado, peinado, degustación de comida, decoración en fin. 
  • El día del evento, se ocupa de cada proveedor llegue en los horarios pactados, y cumpla con sus servicios. Coordina las entradas y salidas de cada uno de ellos, para que nada afecte el resultado final. 
  • Y como un gran maestro de orquesta el gran día, hará su magia para que todo transcurra en el mejor ambiente, minimizando cualquier tipo de riesgo, emergencia o imponderables que puedan surgir para que todo ocurra tal como está previsto. 

Los beneficios son mucho sin aún estás dudando en contratar un profesional para la planificación de su boda, espero haberte disipado esa duda.