El vestido de novia que has elegido, ya está totalmente listo, te queda a la perfección, el salón ya está pagado, has entregado las invitaciones, y la decoración es la que elegiste. En resumen, después de meses preparándote todo está listo para ese gran día… o eso crees…¿Estás segura que no olvidas nada? Entre tus gustos y los del novio y sus familias, los nervios que te invaden, el estrés que te provoca la agenda que se fijaron y la emoción del momento, es posible que se te pasen algunas cosas que aparecerán a última hora.

Por eso nos interesa que conozcas cuales son algunas de las cosas que todos los novios suelen olvidar durante la organización de la boda, para que no caigas en el mismo error. Lo primero que debe hacer para que no te suceda, es que cuentes con el servicio de un wedding planner que haga que todo ese proceso sea más sencillo.

Ramo de novia y anillo

Ha llegado el gran día y casi no dormiste por los nervios y ya están llamando a la puerta el estilista y el fotógrafo. Te dejan radiante y comienzas a colocarte ese precioso vestido, te toman las fotos con tus damas, tus padres y hermanos; ¡Ya está todo listo para que camines al altar!

Y así ocurre, bajas del coche y te dispones para ingresar a la iglesia del brazo de tu padre que no puede contener las lágrimas y justo en ese instante sientes un escalofrío y comienzas a gritar “¡¡¡El ramo!!!”, parecerá un chiste, pero es real, muchas novias olvidan el ramo de novia en casa y sólo se dan cuenta cuando ya están por ingresar a la iglesia ante el novio que la espera impaciente. Aún peor “Olvidaste los anillos”.

Para que no caigas en este error, es importante que tengas un wedding planner que se encargará de esos detalles y no te preocuparás. Serpa alguien que te “ayude a poner orden en todas esas ideas que tienes para tu enlace”; su trabajo se verá en cada paso que des y verás que lo único que tendrás que hacer es disfrutar de tu gran día.

Agradecer a los invitados

Una de las cosas que por lo general suelen olvidar los novios es dar gracias a sus amigos y familiares por ser parte de su enlace y por obsequiarles algo. Una boda es el gran día de la pareja pero no debes olvidar que no deja de ser un compromiso para los invitados y un gran desembolso de dinero. Es un gesto muy elegante que les agradezcas a cada uno de ellos, ya puede ser en persona el día de la boda o posterior a ella, por email o hasta Whatsapp, según los profesionales en protocolo. Inclusive pes puedes enviar una postal a todos los asistentes cuando ya te encuentres en tu luna de miel.

La boda es cosa tuya

Muchos novios desean que llegue el momento de la boda y cuando este llega y comienzan los largos meses de planificación de la boda, olvidan que son ellos los protagonistas y los que deben encargarse de todos los aspectos relacionados con el gran día.

Confías ciertas tareas a esas damas que elegiste o a tus familiares más allegado. Está bien que tu madre, hermana, suegra y amigas te ayuden en los preparativos, pero no debes delegar toda la organización de la boda en ellas, ¡No debes olvidar que la boda es cosa tuya!

Kit de emergencia para la novia

Cada novia debe estar lista para cualquier imprevisto el día de su boda debes de ser capaz de hacer frente a cualquier emergencia, sola o con la ayuda de la madre, hermanas, amigos o testigos. Debes tener presente que es un día con muchos nervios y muy poco tiempo para solucionar imprevistos, por lo que pueda pasar deja un té de hierbas relajantes que te calme la ansiedad, un brillo labial para que tu sonrisa luzca perfecta, un pañuelo para las lágrimas que posiblemente derramarás, tiritas para las posibles rozaduras de los zapatos nuevos, si portas, unas medias de repuesto y un pequeño kit de costura.

¡Nada te sorprenderá! Pues ya tienes todos los remedios posibles a problemas que te puedan surgir durante el gran día.

Un kit de invitados

Si has de tener el tuyo a la mano…¿qué pasa con los invitados? Al organizar tu boda es esencial que te tomes un tiempo para que cuides también de ellos. Se trata de pequeñas cosas que no te llevarán mucho tiempo y que ellos agradecerán si se presenta un contratiempo.

Por ejemplo, puedes preparar para ellos un kit de emergencias con toallitas, vendas, aguja e hilo, maquillaje para retocarse, crema de manos, quitamanchas y cualquier cosita que les pueda ser de utilidad; pues ya sabes que suele ocurrir algún incidente entre un brindis y otro.

Ensayar tu mejor perfil para las fotos

No debes olvidar ensayar tu mejor cara. Todos tenemos un perfil y una sonrisa preparada para ese “momento de la foto”. Cuando realices pruebas de tu vestido, del peinado y maquillaje, son esos momentos en los que puedes aprovechar para hacer algunas fotografías. Pregunta a tu fotógrafo y pídele consejo sobre el tema.

Una cámara será lo que más veas en tu gran día y aunque es cierto que las fotografías siempre deben verse naturales y espontáneas no te vendrán mal ensayar tu pose preferida. Para lo cual, lo más aconsejable es que realices una sesión preboda. Pueden enfrentarse juntos por primera ocasión y afortunadamente cada vez más parejas se dan cuenta de que es absolutamente necesario”.