Uno de los momentos que más emocionan a toda novia es la elección de su vestido, pues además del novio, es algo que también las enamora. 

Si ya te encuentras en la etapa de  la compra, antes de que te lances a las casas de novia es importante que consideres las siguientes seis recomendaciones para que puedas ahorrar tiempo, dinero y, sobre todo, para que hagas la mejor elección. 

  1. Define tu presupuesto

Debes definir un presupuesto para tu ajuar de novia, eso quiere decir que abras un rango de inversión. Es decir, vas a calcular cuánto es lo menos que quieres gastar en tu vestido y cuánto sería lo más estarías dispuesta a pagar. 

No tienen que ser cantidades fijas, pero sí es muy recomendable que tengas una idea clara que cuánto deseas invertirle a tu vestido. Esto te ayudará a seleccionar vestidos que serán completamente de gusto y accesibles para tu bolsillo. 

Toma nota: una recomendación adicional es que tomes en cuenta que no se trata nada más del vestido, sino que van a faltar los ajustes, los zapatos, el velo y los accesorios. Entonces, trata de reservar un poco de dinero para los gastos que harán que tu ajuar luzca perfecto. 

  1. Considera el lugar de la boda

Un vestido corte princesa, con volumen en el faldón y cauda catedral lucirá espectacular en un salón elegante pero estará completamente fuera de lugar en una boda en la playa. Toma en cuenta el lugar donde se hará tu boda para que puedas desplazarte con comodidad y para que tu vestido se integre a la ambientación en general. 

  1. Conoce tu silueta

Ya sea que tu cintura sea de avispa, unos hombros muy bonitos o unas piernas espectaculares considera tu más bello atributo a la hora de seleccionar un vestido. Tú conoces tu cuerpo, ¡este es el momento de lucirlo! 

  1. Mídete todos los vestidos que quieras

¡Lo más divertido de estar buscando vestidos es probarte todos los que te gusten! Y puedes visitar todas las tiendas que quiera, en donde puedes medirte, cambiarte, probarte y enamorarte de miles de vestidos. No batalles, encuentra tu vestido en el lugar que más te guste. 

  1. Recuerda que faltan los ajustes

Si notas que tu vestido te queda un poco largo de la bastilla o quizás un poco grande de la espalda, no debes preocuparte, las casas de novia que visites te harán los ajustes necesarios para que te quede perfecto. Incluso, te ofrecen una prueba unas dos semanas antes de tu boda, para asegurarse que te quede impecable. 

  1. Pide la opinión de tu mamá o de alguna amiga

Pide a tu mamá o alguna amiga que te acompañen a visitar las tiendas, de esta forma cuando te pruebes los vestidos contarás con la opinión de alguien de tu confianza.