En la actualidad la mesa de postres o dulces se han vuelto un elemento básico en las bodas. Y es que a los invitados les encanta disfrutar el poder cumplir un antojo a mita de la fiesta.

En las ofertas de este tipo de elementos hay una variedad de opciones, desde las mesas con dulces personalizados, hasta las mesas que incluyen una gama de postres y panecillos que lo hacen irresistible.

Por eso, si estás buscando que tu elección sea la mejor y que tu mesa luzca como todo un detalle para tus invitados, te dejamos algunas recomendaciones que despejarán cualquier duda.

La mesa de postres o dulces no sustituye al pastel ni el postre del banquete. Debes recordar que la finalidad de está es que los invitados tengan algo para “picar” en la fiesta.

El montaje de la mesa de postres o dulces debe estar listo antes de comenzar el evento. Por eso te debe poner de acuerdo con tu proveedor para que esté lista a la hora correcta.

Úsalo como un elemento más de decoración de la boda. Esto significa que al elegir al proveedor, te debes asegurar que podrá combinar el montaje y postres con el concepto de tu boda, así como los colores que has elegido y que predominarán en el evento.

Debes elegir postres, dulces y bocadillos para todos los gustos. Un buen consejo es que ofrezcas un balance entre detalles dulces y salados, de esta manera podrás abarcar más las preferencias de tus invitados, por supuesto no debes olvidar elegir dulces y postres que te gusten y pedir que sean personalizados.

No debes encargarte tú misma de la mesa de postres. ¿La razón? Porque no tendrás tiempo para montarla ni para hacer cada detalle de la mesa, considera que el día del evento los novios son los protagonistas, así que ese día debes centrarte en tu arreglo personal. Así que la mejor opción es que contrates el servicio, debes recordar que el experto es el que sabe del tema y tu tranquilidad lo vale, pues hará la diferencia para lograr una boda increíble.