Imaginar como disfrutarás el mejor día de tu vida en la celebración de la boda que siempre soñaste, no solo por unirte a la persona que amas, sino también por el viaje de luna de miel, que multiplicará las ganas de vivir ese momento inolvidable.

El que cumplas, tu sueño de celebrar el día de tu boda como imaginaste desde pequeña no siempre es la situación ideal que viven todas las parejas; ya que algunas novias quizás nunca pensaron que se casarían y el amor verdadero les hizo cambiar de opinión. Tal vez alguna vez lo pensaron pero hasta ahora no encontraron la situación más adecuada para hacerlo, o por el contrario la decisión ha sido fruto de un impulso de locura apasionada.

Sea por los motivos que sea, te casas y las mariposas que sientes en el estómago pueden ser tus mejores aliadas para derramar hasta el último gramo de ilusión en los preparativos, o  que te traicionen tus miedos y dudas que te asaltan en el momento más inoportuno.

Las dos sensaciones son perfectamente normales, ¿quién no ha sentido el pánico escénico en alguna ocasión mezclado con la pasión ante una situación estimulante? ¡Ganas infinitas, pero miedo como el que más! Igual que cuando un niño por fin ha aprendido a nadar y desde la orilla del mar corre hacia dentro para después dar marcha atrás invadido por los nervios y la excitación.

Tal emoción es la más humana que hay, cuando la sientas, lejos de buscar reprimirla o pensar en salir a correr al estilo Julia Roberts en Novia Fugitiva, te proponemos 5 recomendaciones sencillas que te devolverán un poquito la tranquilidad.

Ninguna decisión es definitiva

No cabe duda, que cuando decides unirte en matrimonio con alguien es una elección importante que te llevará hacia un estilo de vida distinta a cualquier otra. Sin quitar importancia a su trascendencia, en los momentos de incertidumbre posiblemente te ayude recordar que la apuesta por una vida en común puede deshacerse si el proyecto posteriormente no te conduce a la felicidad de ambos. Es momento de que respires y piensa que la responsable de tu felicidad eres tú y que a lo largo de tu vida siempre podrás tomar nuevas decisiones que conduzcan a tu plenitud.

Siempre te puede apoyar alguien

Cuando los nervios ante la organización para que todo salga perfecto puedan contigo, puedes pedir el  apoyo de las personas que más quieres. No eres una super heroína y el estrés de la vida diaria en conjunto con la preparación de tu gran día puede llevarte a situaciones de ansiedad que se aliviarán fácilmente si repartes tareas e inclusive si te das un respiro y delegas lo pendiente a otra persona. ¡Ya continuarás cuando tu mente se haya dado un respiro!

Un tiempo para ti

Trabajo, responsabilidades, compromisos, gastos… El día a día  es una vorágine de situaciones que en muchas ocasiones nos colocan a nosotras mismas las últimas de la lista. No dejes de cuidar tu espacio ni permitas que todo te supere; tus momentos son sagrados y tú debes ser la primera en respetarlos. Sigue haciendo ejercicio, viendo a tus amigas o disfrutando de las actividades que más bienestar te reportan aunque pienses que no tienes tiempo.

¡La luna de miel se acerca!

Recuerda que al terminar  los preparativos y los nervios del día de tu boda llega la tan esperada luna de miel; en los días de más estrés recuerda que cada día queda menos para llegues a otro destino en el que lo único que importará será tu pareja, tú y el placer merecido.

Ten siempre en cuenta los motivos

En los días menos buenos, siéntate tranquila a recordar la historia que los unió y crece cada día: el momento en el que se conocieron, el primer aniversario, los ataques de risa o la romántica sorpresa que te hizo llorar; es momento para pensar en lo que te enamora de esa persona y lo que te saca de quicio también para recordar que encontraste a alguien con quien deseas compartir un proyecto de vida y que al igual que admiras sus cualidades también eres capaz de amar sus imperfecciones. Seguramente a la otra persona le ocurra lo mismo contigo. ¿Recuerdas ahora porque esos miedos inesperados merecen la pena superarlos?