Primer error: El tono del velo de novia no sea el mismo que el vestido

Es muy importante que elijas tu vestido antes que el velo, pues deben ser del mismo tono que la tela del vestido, pues si es distinto no hará juego con el ajuar y saltará mucho la atención.

Segundo error: No se tenga un equilibrio entre el velo y vestido

Este punto trata de buscar que se mantenga un equilibrio entre estos dos elementos, pues si tu vestido es demasiado recargado entonces es mejor que optes por un velo más sencillo, por el contrario, si será un vestido sencillo, entonces podrás jugar un poco más con los implementos del velo.

Tercer error: No considerar el tipo de boda que tendrás

Para elegir el velo de boda, debes considerar si te has de casar, de día o de noche, en un jardín o en un salón, si te casa en la playa o en una hacienda y si al elegir tu lugar de bodas entonces ya puedes correr por tu velo,  toma en cuenta además, que si te has de casar de día es más recomendable un velo más sencillo y si es de noche puedes llevar uno más elegante.

Cuarto error: Pensar que el velo de  novia cumple la función de la cola del vestido

Un dato muy importante, si decides llevar un velo de novia largo, debes optar por uno que sea del mismo largo que el vestido, quizás unos 20 centímetros más largo, pero no más que esa medida, pues recuerda es tu velo, no la cola del  vestido.

Quinto error: Elegir un velo que no vaya con tu complexión corporal

Este es un punto que debes siempre de considerar, ya que si no lo haces el look de tu boda puede no ser el adecuado y no lucirás como deseas; así, que el consejo es: si eres bajita, el velo debe ser el que te llegue al codo o a los dedos de la mano; para el caso de las novias más altas deben buscar un velo que no tenga volumen y que sea colocado por la parte de atrás y no hacia adelante.

Así que,  ya que conoces los errores más comunes al elegir tu velo, tendrás una mejor idea para encontrar el adecuado para ti y que luzcas fenomenal.