1. Investigar las posibilidades de realizar tu boda en el lugar de tus sueños; puede ser que sea mucho más razonable de lo que piensas, además de que nada te cuesta preguntar.
  2. La tarifa para la misma recepción pero a diferente hora del día, puede ser más económica;  esto es absolutamente cierto si la boda se lleva acabo entre semana o en los meses con menos ocupación como en enero o agosto, tome en cuenta esas posibilidades.
  3. Aprovechando las ventajas que te ofrecen los banqueteros en cuanto a descuentos y paquetes, a ellos también les conviene que ustedes contraten su servicio y ellos suelen trabajar con un número limitado de proveedores, por lo que no es difícil obtener, en algunas cosas, un precio especial.
  4. A pesar de que el buffet es una buena alternativa, el servicio por persona puede salir más caro que un menú de tres tiempos, ya que se requiere mayor cantidad de comida por persona y es más complicado mantener frescos los alimentos en la mesa; así que mejor primero investiga qué es lo que más te conviene.
  5. Compren bocadillos por pieza y no por plato, ya que quién sabe de qué tamaño será la charola.
  6. Para limitar las bebidas -que es quizá uno de los gastos más fuertes en la boda- pongan un tope tanto en la cantidad y el tipo de comida que se va a servir; por ejemplo una hora de digestivos o cocteles al llegar;  durante la cena sólo vino blanco o tinto, una copa de champaña o vino espumoso para brindar con los novios, la opción de un digestivo o de un whisky, vodka y sólo un tipo de ron en lugar de ofrecer varios.
  7. Ven con qué elementos cuenta el lugar que les puedan ayudar a ahorrarse dinero, ya sea en la carpa (si es que no está techado), la planta de luz o cualquier otra cosa que puedan aprovechar y que no tengan de alquilar por separado.
  8. Si piensan hacer una boda en un hotel, pregunten si manejan paquetes que también incluyan la suite nupcial, ofrezcan tarifas especiales para que hospeden sus invitados o te dan precios especiales en hoteles afines en otra parte de la República o del extranjero para la luna de miel,
  9. Siempre hay que fijarse si podría variar el precio del menú por persona cuando se da un depósito con muchos meses de anticipación, ya que algunos banqueteros pueden ampararse y subir el precio si sube el dólar o la inflación.
  10. Verifiquen en la Profeco si el banquetero tiene demandas o pregunten sobre su seriedad con los demás negociantes, ya que hay muchos que pueden aprovecharse de ustedes.